A pesar del desprestigio, Maki ni pío dice

La alcaldesa de Reynosa, Maki Esther Ortiz Domínguez ha hecho, al frente del Ayuntamiento, un trabajo titánico y con resultados: en poco más de un año ha logrado alinear a la sociedad reynosenses y a los diferentes sectores y fuerzas vivas de la ciudad pero en su contra. Todos la critican, todos la cuestionan y todos exigen los resultados que ofreció cuando asumió el cargo, del cual sólo se ha servido a sus anchas buscando llevarse los recursos públicos pero a sus cuentas personales, aún y cuando los servicios municipales no sirven para absolutamente nada. Es esta, en términos reales, una administración fallida. 

La ciudad se encuentra llena de baches y caídos por todas las colonias y zonas de Reynosa; la basura la puedes ver en todos los sectores y los vecinos viven molestos ante la incapacidad y la falta de camiones y estrategias para recoger los desechos sólidos; el problema de la distribución de agua es enorme, lastima a miles de familias quienes no tienen acceso al vital líquido, sobre todo en épocas de calor; un cuerpo de tránsito pobre y corrupto, que no se merece Reynosa y la sociedad a la que se deben; una ciudad oscura que invita a la inseguridad, entre otras muchas decepciones; así como la compra de vehículos blindados para ella y su familia, en una administración desastrosa y nepotista. 

En términos generales, la administración de Maki Ortiz Domínguez es un fraude a la ciudad, teniendo que comprar premios para ella y para sus funcionarios, buscando el reconocimiento social que nunca llegará. Maki es el gran fraude como alcaldesa, la primera mujer, de esta fronteriza ciudad, que se merece un mejor destino. Y qué si no fuera por el Programa “Unidos por Reynosa”, la ciudad estaría destinada a quedar en ruinas en apenas un años de mal gobierno. 

Pero además de soberbio, este mal gobierno es torpe y cómplice de la administración corrupta de José Elías Leal, al grado tal que Maki pagó por el gobierno, por cierto priísta, de José Baches, la cantidad de 28 millones 222,037 pesos por Impuesto Sobre la Renta (ISR) que Elías no cubrió al Servicio de Administración Tributaria, correspondiente a los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2015 y de enero a septiembre de 2016, impuestos retenidos a los trabajadores municipales. ¿A honras de que le cubrió Maki las espaldas a José Elías Leal? ¿Por qué no lo denunció ante las autoridades competentes para que declarara por qué no pagó esas tributaciones de los trabajadores y fuera castigado por este delito? ¿Y entonces, a donde fueron a parar esos millonarios recursos? ¿A alguna finca en San Miguel Allende? ¿O a propiedades en el extranjero? ¿Entonces debemos entender que Maki es cómplice de José Elías Leal? Porque este no es el único asunto en el que Maki le ha cubierto las espaldas a su antecesor. Hay otros que estaremos analizando. 

Porque no es nada más que Elías Leal no le haya pagado a Hacienda los impuestos retenidos a los trabajadores. Esta acción constituye en términos de Ley un delito que se llama DEFRAUDACIÓN FISCAL, por el cual tanto Elías Leal como Ahmed Kadour debieron ser llamados a cuentas y haber abierto sendos procedimientos administrativos y judiciales, pero “por algo” no pasó nada. Cabe resaltar que dicho adeudo fiscal no quedó registrado ni en el pasivo ni en el acta de entrega recepción, lo que constituye un delito y un quebranto patrimonial al Ayuntamiento de Reynosa. 

¿A poco Maki no se dio cuenta de ese faltante? ¿O la tesorera Chimali se lo oculto? ¿Y si lo hizo con qué perversas intensiones lo habrá hecho? ¿Se imagina los beneficios que podrían haberse realizado a la ciudad con una inversión millonaria de ese tamaño?: Más camiones de basura; reparación de calles, baches y caídos; compra de luminarias a precios decentes; un relleno sanitario a la medida del problema de Reynosa; o programas de apoyo social. Lo que queda claro es que Maki Ortiz Domínguez es cómplice de José Elías Leal por omisión o por comisión. Y entonces queda preguntarse: ¿Cómo es que Maki aspira a la reelección si traicionó a su partido, el PAN, al aliarse con priístas para llegar y mantenerse en el poder? ¿Lo sabrá Ricardo Anaya Cortés, precandidato presidencial del PAN? Porque si no lo sabe alguien debe decírselo. ¿Lo sabrá su protectora Margarita Zavala Gómez del Campo? Porque si tampoco lo sabe también habrá que decírselo. 

Además, de este y varios asuntos más, Maki ha guardado un silencio cómplice, cínico y perverso, al buscar a como de lugar quedarse en la Presidencia Municipal para el próximo periodo, de 2018 a 2021, a pesar de la carpeta de investigación que ya se abrió en contra de su esposo, el despedido de CAPUFE y del IMSS, Luis Carlos Peña Garza, por abusos cometidos en contra del presupuesto en esos cargos, defendido desde lo más alto del poder en la pasada administración federal, y descubierto hoy por un medio nacional de ser responsable del delito de trata de personas en la Zona de Tolerancia de Reynosa, responsabilidad jurídica y legal que correspondía haber descubierto y sancionado al Ayuntamiento local, si es que no lo hubiera sabido, pero que al interior del Ayuntamiento era secreto a voces. ¿Negocio compartido? ¿Complicidad para seguirse enriqueciendo a costa de los Reynosenses? Sólo ellos lo saben, pero cuando el río suena es porque agua lleva. 

Además, para nadie es un secreto que la administración municipal de Maki Ortiz paga, y muy bien, a algunas plumas, para desprestigiar y golpear a sus adversarios políticos, sean del tamaño que sean, con recursos públicos, los que en el caso de comunicación social deben destinarse a campañas de beneficio social y no en autopromoción y ataque a quienes no piensan como ellos. ¿El objetivo de Maki y sus familiares, Carlos y Carlitos? Perpetuarse en el poder en Reynosa al costo que sea, incluyendo darle en la torre de la viabilidad de la Ciudad. Maki pues no dice nada, y no tiene necesidad, porque para eso tiene sus golpeadores, pagados, y muy bien, con recursos público. Los nombres se los platicaré en breve. 

Urge una investigación por parte del Congreso de Tamaulipas, del Servicio de Administración Tributaria y de la Auditoría Superior de la Federación y del Estado, para que investiguen esta perversa relación Maki-José Elías que sólo los ha beneficiado a ellos en perjuicio de los reynosenses. ¿A cambio de qué? Sólo ellos saben. 

Lo importante es que se aplique la Ley a costa de quien sea y que los culpables vayan a la cárcel. Los ciudadanos exigen el cumplimiento de la Ley y que se viva en Reynosa el pleno estado de derecho. 

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @carlos_cortesg.  

Video del Día