Ahora resulta que Amlo es maniqueista

El 2018 inició con intensidad acompañado de una escalada de precios y encarecimiento de los bienes, pero además con réplicas relevantes del último tramo del 2018, en el que no está ausente la diatriba, el descredito y la descalificación. En aras de jalar reflectores los aspirantes a la presidencia de la república buscan temas con un lenguaje y expresiones extemporáneas, que en los primeros siglos de la era cristiana desataron polémicas de carácter moralista, entre los doctores de aquella época. 

Cuyas discusiones estaban centradas en definir pero sobre todo en distinguir y argumentar lo bueno y lo malo, como dos conceptos básicos de la moral tradicional, ante los cuales el maniqueista o maniqueo era indiferente. 

Casi veinte siglos después, Federico Nietzsche viene a revolucionar el concepto y presenta en una de sus obras relevantes, donde desde su perfil nikilista rompe, desquicia y estrangula la moral basada en lo bueno y lo malo. Y plantea su obra más allá del bien y del mal, que no le iría mal al precandidato del PRI a la presidencia José Antonio Meade que en sus tiempos libres sus leedores de textos, le aderezaran sus siestas y sus viajes con los contenidos del este ilustre filósofo alemán. Y de paso lo liberen de su aroma a monjigato. 

Pero como este escribiente, no le va “ni a Juana y ni a Chana”, hay que decir que Andrés Manuel López Obrador de pronto figura como un precandidato de lengua larga, similar a un gallito de pelea, al que si no le buscan, increpa a sus adversarios. Debería asimilar que quienes crearon este país y le dieron rumbo, no con la lengua, sino con hechos. 

Como dicen los jóvenes de hoy, los precandidatos dan más que flojera. Uno de porque uno de ellos, lejos de hacer una propuesta sustentada en las “virtudes” del neoliberalismo de donde proviene, como es Meade Kerubreña aprovecha su “tiempo aire” para defender a su manager, que no puede salir del 30 por ciento de popularidad entre los mexicanos. 

O acaso será ese porcentaje al que hace alusión el dirigente nacional del PRI, con el que Meade puede ganar la presidencia de la república en julio próximo?. Lo cierto es que los votantes han cambiado, sobre todo se incrementó en ellos los índices de incredibilidad, el propio presidente del INE a nivel nacional señaló en los meses recientes, que serán uno de los retos de ese organismo. 

Que en Tamaulipas pareciera lo contrario, luego que su “compadre” Eduardo Trujilo Trujillo, quien busca manipular el proceso de las elecciones locales desde la Casona del Obispo que negó la virgen, le da lo mismo que a los legítimos maniqueos, aunque el Instituto Estatal Electoral tamaulipeco se hunda en la incredibilidad. 

En otro orden, la administración estatal informó que hizo entrega de miles de cobertores para que los ciudadanos en pobreza extrema puedan tolerar las temperaturas bajas del mes de enero, lo propio hizo el gobierno municipal de la capital del Estado, donde además de cenas navideñas y parrilladas también se repartieron cobijas. 

Y los pronósticos del tiempo de la Comisión Nacional del Agua y de Protección Civil del Estados insisten en que vendrá más frio en los primeros meses de ese 2018. Y la secretaria de desarrollo rural sigue enmudecida, quizá por lo mismo no ha informado de los seguros de coberturas por catástrofes en la agricultura y ganadería. 

Video del Día