Arrasa incendio con el ejido el Nacimiento en Aldama

Erik Huerta/Reporte Directo 

Aldama, Tamaulipas. Un incendio forestal registrado en el ejido el Nacimiento arrasó con vehículos casas, parcelas y hasta dos balnearios turísticos; las llamas avanzaron rápidamente la tarde del domingo, y éstas no han sido controladas por completo. 

La conflagración inició la mañana del domingo en una zona apartada, sin embargo, el viento y clima seco que favorecían fueron los factores para que avanzara sobre ranchos ganaderos, viviendas y dos centros turísticos; El Salto y María Bonita, mismos que quedaron devastados y los visitantes habrían quedado atrapados entre las llamas. Unidades de rescate de Protección Civil y voluntarios lograron ponerlos a salvo. 

Las llamas rebasaron la capacidad del cuerpo de Bomberos y Protección Civil, por lo que ganaderos se movilizaron para poner a salvo sus reses y coadyuvar en el combate al magno incendio registrado. 

De acuerdo a lo informado por Protección Civil Regional de la zona sur de Tamaulipas, el incendio habría iniciado en un área semidesértica al norte del ejido el Nacimiento y en cuestión de horas avanzó hacia los ranchos ganaderos, entrando en alerta los propietarios y trabajadores de los mismos. 

Elementos de Protección Civil, Bomberos, del Departamento de Servicios Públicos, Salud, Cruz Roja, Policía Estatal y Federal se distribuyeron en las áreas que más afectación recibía a fin de alertar a la población para que se pusiera a salvo. 

En el siniestro resultaron dañados los balnearios ecoturísticos del Salto y María Bonita, además de cuatro ranchos ganaderos en donde las llamas consumieron viviendas, dos camionetas y un camión cisterna, cuyos propietarios no lograron poner a salvo ante el rápido desplazamiento del ígneo elemento. 

El director de Protección Civil municipal, Rogelio Lara, mencionó que todo está bajo control y –de acuerdo a su versión- no pasó a mayores, pese a que evidentemente se vieron rebasados por este siniestro. 

Se menciona que solicitaron ayuda de los municipios vecinos, sin embargo, en Tampico, Madero y Altamira los cuerpos de emergencias también se mantenían ocupados con siniestros similares, pero de menores proporciones.