Audiolibros, la sorpresa; smartphones impulsan compras

CIUDAD DE MÉXICO.- Hoy en día se les ven por todas partes. Miles de personas con audífonos en sus oídos caminando por la calle, en el supermercado, o hasta paseando a la mascota. Hace un par de años podría deducirse: “están escuchando música, o tal vez un podcast”. Sin embargo, las probabilidades de que sea el último best-seller, no son lejanas.

Print

Print

La Asociación de Editores Americanos (AAP, por sus siglas en inglés) dio a conocer ayer que este formato de libro está ganando terreno, por encima del eBook, del que se tenían grandes expectativas.

En enero, las ventas estadunidenses de audiolibros aumentaron 15.39 por ciento respecto al mismo mes de 2015. En el mismo periodo, las de eBooks cayeron 24.90 por ciento. Mientras que hace unos años los libros grabados en una cinta o en CD fueron populares entre los viajeros, los smartphones han abierto un nuevo mundo de posibilidades sobre el cuándo y dónde poder escuchar literatura.

Gracias al fácil acceso que existe a una gran gama de servicios de descarga comercial de audiolibros, las ventas de estos productos aumentaron 38 por ciento en 2015, sólo en el sector de adultos. La misma AAP ha señalado que las bibliotecas públicas han aumentado su oferta con un programa gratuito llamado Overdrive.

En el tema de los libros electrónicos (eBooks), los editores están teniendo dificultades para vender. Los datos muestran que en Estados Unidos los cinco grandes (Hachette, HarperCollins, Macmillan, Pingüin Random House y Simon & Schuster), así como los editores más pequeños, han disminuido su comercialización, al pasar de 1.6 mil millones de dólares en 2014 a 1.37 mil millones de dólares en 2015.

En el segmento para niños, uno de los más dinámicos años atrás para los eBooks, las ventas se desplomaron 45.2% en enero de este año, frente al mismo mes de 2015.

A pesar de que los audiolibros son una pequeña parte de las ventas totales de la industria, está claro que el interés por el formato está regresando a crear una tendencia en la compra de literatura.

Las razones

Algunos lectores han comenzado a cambiar del formato físico al de audio, debido a la falta de tiempo para leer, y utilizan los “trayectos infernales” de tráfico de las ciudades para mantener este hábito cultural.

“Solíamos leer tres o cuatro libros (físicos) a la semana. En los últimos meses, no hay mucho tiempo. Podríamos tener 10 a 15 minutos al final del día, pero si eso es todo lo que se tiene para leer un libro, muy pronto se pierde el hilo de la historia”, coinciden lectores entrevistados por la AAP.

Hoy, “gracias al tráfico”, muchos amantes de la lectura pueden escuchar historias en la voz de Jeremy Irons, quien cuenta Retorno a Brideshead, o del actor irlandés Aidan Gillen (quien personifica a Meñique en Juego de Tronos), quien narra el Best-Seller de Roddy Doyle, Paddy Clarke Ha Ha Ha.

Aunque el crítico literario Harold Bloom ha proclamado que los audiolibros no permiten la “lectura profunda” que se necesita para aprender, autores como Neil Gaiman y Stephen King han desestimado estas declaraciones, y aseguran que “escuchar un libro” puede ser una experiencia muy íntima y personal.

Asimismo, señalan que los audiolibros son beneficiosos para las personas que les cuesta leer, como niños y adultos con dislexia, por lo cual llevarlos a dispositivos móviles como los smartphones es una de las mejores ideas para incentivar este hábito.

Video del Día