Reporte Directo

Operativo pollo

5 septiembre, 2019 - Columnas

Se dijo, se dice y se sostiene; en el área de Tránsito del municipio de Victoria es importante darle una sacudida pero que vaya en serio, sin demagogia, a la vista. No basta con el despedir gente, sino también de ver con claridad las intenciones que tienen, aquellos que aspiran a ser agentes viales. Lo que ha hecho JESÚS RAFAEL MOURET como Director de Tránsito habrá que darle el mérito, al anunciar que diez elementos causaron baja de la corporación. El número se nos hace por demás bajo, pero representa una buena iniciativa, en aras de darle una nueva imagen al área, no precisamente con la entrega de nuevos uniformes. Los diez elementos no aprobaron los exámenes de control y confianza, mismo que aplica el C3.  Se sabe que tras la salida de los diez, se queda un promedio de 77 agentes, los que más allá de redoblar los esfuerzos y cumplir con los turnos establecidos, habrá que ponerles especial atención. Quizá JESÚS RAFAEL no sabe o desconoce que hacen sus agentes en moto o en automóvil. Incluso, a lo mejor está enterado pero poco o nada puede hacer. Lo cierto es que algunos de sus muchachos han dejado de lado su función social y se han convertido en “cazadores” de automovilistas, operadores de micros o choferes de unidades de transporte. El agente de Tránsito, está para imponer orden en el tráfico vehicular, prevenir accidentes y ser en todo momento un aliado del peatón. Sin embargo, al que tiene nombre de actor de telenovela, lo engañan, cuando por iniciativa propia deciden instalar un retén o bien dar paso a un operativo en curvas, libramientos como calles vacías donde cambian de piel y empiezan a detener a diestra y siniestra, sobre todo, a los que conducen un auto o van en motocicleta de clase media hacia abajo. JESÚS, como director de Tránsito está obligado no a cuidar, pero si a imponer sanciones contra elementos que abusen en el ejercicio de sus funciones. El comentario entre automovilistas, en redes sociales o de manera verbal es el mismo. Los agentes de Tránsito no necesitan de la noche o de los operativos anti alcohol para pedir, preguntar “cuánto va a dejar”  o que les financien para el almuerzo, comida o cena a cualquier hora del día. Entre los comentarios surgió uno en relación a la actuación de los agentes de Tránsito apenas este jueves. En esa plática, salió a relucir el relato, verídico por cierto, de una persona que fue enviada a comprar dos pollos asados, con sus respectivas tortillas, arroz y salsa. Ya de regreso, desafortunadamente fue detenida la persona en uno de esos “operativos” de los agentes de Tránsito, quienes lo pararon y pidieron la documentación de la unidad o licencia. Traía todo en orden, pero aun así, los elementos le preguntaron ¿cuánto nos vas a dejar para que te puedas ir? La persona les comentó que solo traía la feria de lo que pago por los dos pollos. Sin embargo, posiblemente era tanta el hambre de los elementos, que le pidieron que dejara uno de los dos pollos y así fue. Al llegar con el resto de los compañeros y amigos solo bajo de la unidad con un pollo asado en bolsa. ¿Y el otro pollo? Le preguntaron, a lo que él respondió, se los deje a tránsitos para poder llegar. Lo único que pudo haber faltado, es que precisamente ese pollo, los agentes lo estuvieran entregando a algún indigente, para que se les tomara la foto, y dar a entender en redes sociales que también hacen labor social, aunque sea a costa de otros. Lo cierto es que JESÚS RAFAEL MOURET debe ejercer su cargo y ser más cuidadoso en el desempeño de sus agentes, de los que como hemos dicho en anteriores ocasiones, no son todos. ¿A qué viene el comentario? Simple y sencillamente a que, si se van a realizar esos operativos, que los agentes cumplan con lo que establece el Código o la Ley. A que su actuación no esté en tela de duda y empiece a limpiar la imagen no solo de la corporación sino de los elementos de Tránsito y no se tenga el concepto que la sociedad tiene de los elementos de la Policía Estatal, la que lejos de generar confianza, crea temor entre la población en general. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com