Reporte Directo

Rico de saro: ¿Candidato, dirigente, aspirante o nada? Ese es el dilema

17 septiembre, 2018 - Columnas, Hipodrómo Politico

Al Partido Revolucionario Institucional se le está pasando el tiempo para la renovación de su dirigencia estatal en Tamaulipas. Y lo que parece ser es que desde la derrota del 2016 el ex partidazo se quedó a la deriva: no haya el rumbo, no le encuentra la cuadratura al círculo y parece que hay un divorcio absoluto entre los dirigentes y la militancia. ¿Se va a acabar el PRI? No lo sé, pero lo que se observa en Tamaulipas es que este proceso inició desde hace varios meses y el PRI va en caída libre.

Y como decían antes de la muerte del Chapulín Colorado, ¿y ahora quien podrá defendernos? Parece que hoy el ex invencible, a los ojos de Rico de Saro se quedó tristemente sólo.

Hace algunos días leía yo con sorpresa algunas declaraciones del ex candidato del PRI a la diputación federal por el Distrito IX con cabecera en Reynosa quien demandó “el cambio urgente en la dirigencia estatal de su partido para enfrentar con fuerza y unión las elecciones locales del próximo año”. Y yo me quedé frío, sin palabras, al escuchar estas declaraciones de quien no ha aportado nada al tricolor, ni durante su efímero paso como dirigente y menos en su actuación como candidato, en donde llevó al partidazo a un tristísimo tercer lugar muy devaluado. Bueno, ni Benito Saenz Barella tuvo tan baja votación (16,693).

Para recordarle un poco la memoria a mis amigos lectores, le diré que Rico de Saro muy apenas logró 9,196 sufragios contra 39,765 del candidato de la Coalición por Tamaulipas al Frente, Ernesto Robinson Terán y el ganador del proceso, Armando Zertuche Zuani quien logró 57,695 votos. Así que Rico de Saro difícilmente arañó el diez por ciento de la votación total del distrito, lo que prácticamente representa nada. Y esos pésimos resultados no le dan la calidad ni moral ni política para exigir nada de nada al interior del PRI. Es más, con la candidatura, la presidencia del Comité Municipal y la regiduría en tiempos de José Elías Leal, Rico de Saro debería de darse de santos de que el tricolor fue bastante magnánimo con este gris personaje.

Ahora, el hecho de que Rico de Saro hable del proceso electoral 2019, donde se renovará el Congreso de Tamaulipas, me permite observar que el reynosense estaría pensando en ser, otra vez, candidato del PRI en la elección del año que entra. ¿Se lo imagina? Yo sinceramente no. Gustavo es un candidato perdedor, al igual que Yahleel Abdala, igual que Alejandro Guevara Cobos, igual que Chuchín de la Garza, igual que Magdalena Peraza, igual que Oscar Almaraz, e igual que tantos otros candidatos que participaron en el proceso anterior por el PRI y en donde dejaron un amargo sabor de boca a los militantes y simpatizantes tricolores.

Y aunque Rico de Saro asegura que la autocrítica es la mejor herramienta para superar la derrota que sufrieron en los dos pasados procesos electorales, pues yo no veo ejercicios de autocrítica por ningún lado: ni en lo municipal, ni en lo estatal y menos en lo nacional. Creo que hoy el PRI lucha más por auto recomponerse y buscar como seguir viviendo de la ubre presupuestal que en hacer un verdadero ejercicio de autocrítica que lo lleve a superar tantos y tantos problemas estructurales que lo dirigieron, al final, a perder el poder por los excesos, la corrupción, la ineficiencia, el dar todo a pocos y nada a muchos y, sobre todo, no resolver los grandes problemas nacionales de las mayorías: la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la pobreza.

Dice Rico de Saro que para que el PRI pueda cambiar se tiene que trabajar duro en un cambio de actitud de sus liderazgos, además de pulir su estructura y el proceso de toma de decisiones para elegir a los mejores hombres y mujeres para darle un rumbo diferente en las próximas elecciones, si es que quieren ser competitivos y ganadores.

Rico de Saro, aclara que no quiera buscar la dirigencia estatal del PRI ni cargos de elección popular, aunque el hecho de que ande buscando espacios públicos dice lo contrario. La tragedia para Gustavo es que en su “vida partidista” no ha aportado absolutamente nada al tricolor que valga la pena y su paso por la regiduría, la dirigencia municipal y la candidatura a diputado tuvo que ver más con pago de favores a grupos que a la calidad política de quien fue escandalosamente derrotado en la elección anterior, en donde por cierto le dio pena utilizar los colores institucionales del PRI y se fue con otros que llamaban más a un candidato independiente, lo que tampoco le dio para mucho, electoralmente hablando.

Y reitero, creo que el PRI debe hacer un reformón a sus estatutos para agregar que un perdedor no debiera volver a ocupar cargo partidista ni candidatura alguna, si es que se quiere construir un partido bajo nuevas premisas que realmente los lleve al triunfo, lo que hoy, tristemente, se ve lejos, se ve a años luz.

PD. 1. Y aunque el boletín oficial del segundo informe de gobierno del alcalde de Ciudad Victoria, Oscar Almaraz Smer dice puras cosas buenas y muchas flores, la verdad es que esta administración le quedó a deber a los victorenses y mucho. Por ejemplo, después de las lluvias del fin de semana anterior, baches en los baches aparecieron en las calles de la ciudad. Asimismo, en los recibos de la COMAPA de Ciudad Victoria se están mandando, al grado que quienes pagaban 150 0 200 pesos, el recibo les está llegando por 2 mil y hasta tres mil pesos, cuando el servicio es francamente de quinta. Se están bañando desde la COMAPA a costa del bolsillo de los victorenses, lo que debe investigarse por el Congreso de Tamaulipas y la Auditoria Superior del Estado, porque, aunque termine el gobierno, hay tiempos para perseguir conductas abusivas y ladronas. ¿Será que en la COMAPA andan juntando para los bonos de marcha de los funcionarios municipales?

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.