Cuidar niños es más divertido

Juegos que hacen del lavado de dientes algo entretenido y gadgets para tomar la temperatura llegaron al CES 2018

Redacción/Excélsior

Las Vegas.- Ya bastante se entretienen los niños de hoy con los iPads como para saturarlos con más tecnología. Pero cuando ésta se utiliza al servicio de la salud, conviene no desdeñarla de entrada.

Así quedó de manifiesto en el CES 2018, encuentro que cada año se celebra en esta ciudad para dar a conocer los más recientes adelantos de la industria tecnológica, entre ellos los dirigidos a la población infantil. De hecho, el miércoles por la noche se entregaron los KAPi Awards, que premiaron como mejores desarrollos a la app educativa Sago y a Facebook Kids Messenger, así como a otras innovaciones en juguetes que están disponibles en el mercado estadunidense.

Más allá de estos reconocimientos, el CES 2018 dio también cabida a varios proyectos dirigidos a mejorar la salud de los pequeños, combinando sofisticación digital y diseño divertido.

Un ejemplo es Magik, un cepillo de dientes que funciona con un juego interactivo de smartphone de realidad aumentada (tipo Pokemon Go), dirigido a niños de 6 a 12 años, para motivarlos a practicar correctamente la higiene bucal.

En la mecánica del juego, los niños viajan a 15 diferentes mundos imaginarios para derrotar a un monstruo mientras recolectan máscaras que les dan superpoderes. Para ello, mientras utiliza el cepillo, el niño se pone el teléfono enfrente de él, como si se fuera a tomar una selfie. Pero lo que aparece en la pantalla es una especie de espejo mágico donde se ve el rostro del niño y, al estilo de Snapchat, aparecen gráficos como disfraces y burbujas.

La meta es motivar a los niños, pero lo que verdaderamente hace Magik es detectar sus movimientos y determinar si se están lavando correctamente, de tal manera que los padres puedan monitorear sus progresos.

Magik es obra de la firma francesa Kolibree, con sede en París y oficinas en Nueva York y San Francisco, que se ha especializado en productos de higiene oral que emplean inteligencia artificial para detectar los hábitos de las personas, y mejorarlos.

Otro proyecto que también recurre a la realidad aumentada es My Special Aflac Duck, un simpático robot en forma de pato de peluche cuya meta es hacer más llevadera la vida de los niños que padecen cáncer.

Dotado de sensores, My Special Aflac Duck responde a los estímulos derivados de la interacción con el niño y expresa emociones mediante ruidos o sonidos ambientales. Una forma es por medio de discos con dibujos de emojis, que cuando se ponen frente al pato hace que éste “reaccione” según sea alegre o triste la carita.

Este acompañante ya no tan virtual es obra de la empresa Sproutel, con sede en Rhode Island, y ya se hizo merecedor al premio Tecnología para un Mundo Mejor del CES 2018.

Un proyecto dirigido a los más pequeños es Banana Thermometer, de la firma coreana Femon, un sencillo termómetro en forma de plátano, hecho con material suave, que sirve para prevenir la fiebre.

Exhibida en uno de los stands del CES en el hotel Westgate, Banana Thermometer es un wearable (utensilio corporal con tecnología integrada) que se coloca en el brazo del bebé mientras éste duerme y monitorea su temperatura, dando la información via Bluetooth a un smartphone.

Si llega a aparecer la fiebre se genera una alerta que despierta a los papás para actuar oportunamente y atender al pequeño. Inscrito en la moda del manejo de data, este dispositivo almacena el historial de temperaturas generado por el bebé, y su diseño se define como “amigable con los niños”.

Video del Día