Descifran conducta social de hormigas; exalumna de UNAM crea mutante

Bloquean receptores olfativos del insecto y se interrumpe la comunicación y organización con las no modificadas

Redacción/Excélsior

Ciudad de México.- Leonora Olivos Cisneros, exalumna de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), labora en una investigación para el desarrollo de la primera hormiga mutante del mundo, con el propósito de demostrar que la conducta social de estos insectos está vinculada a su complejo sistema olfativo.

De acuerdo con la información difundida por la UNAM, Leonora es egresada de la Prepa 8, de la Facultad de Medicina y doctorante del IIBm.

El proyecto consiste en generar una hormiga deficiente de la proteína “orco” para anular la función de los receptores olfativos.

De manera natural, una hormiga tiene diez veces más sensores olfativos que la mosca.

Al no funcionar los receptores olfativos debido a la mutación, se demostró la importancia de ese sistema para la comunicación de las hormigas.

Para modificar su genoma, los científicos utilizaron la técnica de edición genética basada en las herramientas que utiliza el sistema inmune bacteriano.

“Son como unas tijeras moleculares y las adaptamos para hacer esta mutación genética en insectos sociales”, explicó Olivos Cisneros.

A partir de ello se encontró que las hormigas mutantes presentaron una conducta atípica y antisocial, pues no se incorporaron a la formación de nidos para proteger a sus crías como sucede en ciertas fases de su desarrollo.

Además, mientras las hormigas dejan rastros de feromonas que otras siguen, las mutantes no pueden percibirlos, por lo tanto, no siguen a las demás.

“También observamos que la estructura en su cerebro denominada lóbulo antenal, en donde se ubica el olfato, estaba completamente atrofiada y reducida en tamaño”, detalló la especialista en investigación en la Universidad Rockefeller.

Olivos Cisneros,  coautora del artículo “orco mutagenesis causes loss of antennal lobe glomeruli and impaired social behavior in ants” (La mutagénesis de (la proteína) orco causa pérdida de glomérulos del lóbulo antenal y altera el comportamiento social de las hormigas), destacó que la conducta social de los insectos ha sido de interés para muchos científicos, sin embargo, hasta ahora no hay un modelo para analizarla, porque el insecto que está más caracterizado es la mosca de la fruta, pero no tiene una organización social.

“En las hormigas la comunicación es muy interesante, se basa en señales químicas llamadas feromonas, y como evidencia de la complejidad del sistema olfativo con el que perciben estas sustancias, podemos decir que tienen diez veces más sensores olfativos que la mosca”, indicó.