Directivos reprobados

 

Con llegada de la “barredora” propia de la administración de los vientos de cambio a distintas áreas de la administración pública, hay una depuración espontanea que no distingue clases sociales, edades, ni géneros, menos compadrazgos. Por lo mismo en algunos segmentos del gobierno estatal como es la secretaria de educación, hay por lo menos doce directores “en capilla”. Son investigados, algunos de ellos como el director de la secundaria 3 ubicada al poniente de esta capital, está por iniciarse en la procuraduría tamaulipeca una carpeta de investigación.

Los motivos de la indagatoria son, abuso de confianza, desvío de recursos públicos y fraude. Es así que al profesor Hilario le convendría retirarse de la docencia, pues ha cumplido los años de servicio que establece la ley de educación, en sus contenidos relacionados con el ejercicio y los tiempos que obligan a los docentes a permanecer en la función educativa.

Pero todo parece indicar que en este caso, la secretaria de educación identificó otros hechos, como es que el directivo engaño a las autoridades educativas, cuando estas le solicitaron información sobre la cantidad de personas que figuran como maestros y tienen funciones de los llamados “aviadores”. Entre ellos los recomendados de la sección 30, que por cierto en ningún plantel los quieren. Trascendió que se advierte una segunda auditoria más severa en el área de la cooperativa escolar. Que alcanzaría a uno de los subdirectores, pues no cabe en el entendimiento de los auditores que este tenga un vehículo deportivo lo mismo que una motocicleta de marca.

Pero en definitiva los directivos de doce planteles siguen en la “cuerda floja” por motivos distintos, como es el caso de Miguel Angel  Castañon de la secundaria 7, así como Adán Púlido Pedraza que por motivos de enfermedad lo mismo que Adolfo Cano Galindo de la secundaria 5. En esta última los maestros, intendentes y personal administrativo han hecho de las suyas en su ausencia. Es el mismo plantel donde fue desmantelado una autobús escolar para venderlo a predio de fierro viejo y al secretaria de educación solo entregaron la factura de importación, ya que el vehículo era de origen norteamericano.

Casos patético como el de la secundaria 6 abunda en Ciudad Victoria y en el resto de los 43 municipios tamaulipecos. Resulta que el maestro Héctor Cortés Sánchez carece de la clave propia de un director de escuela, porque no presentó examen para justificar  el cargo de director.

Pero no es el único caso, también en la escuela secundaria Magdaleno Aguilar que tiene su sede en la Ex Hacienda La Presa municipio de Victoria, Eduardo Medina Leal ha presentado en dos ocasiones para el puesto de director y son las misma que no ha aprobado el examen de acuerdo al servicio profesional docente. Pero como es protegido de Rigoberto Guevara dirigente de la sección 30 del SNTE, el resto de la dictadura perfecta como se la apoda al PRI junto con el Panal, lo mantienen en ese cargo. Aún cuando el imberbe profesor carece de “materia gris”.

El plantel es un desastre, al grado que los habitantes de al menos cuatro poblados aledaños a la zona donde se ubica la escuela, decidieron cambiar a sus hijos a planteles de la zona urbana del norte de Victoria. O sea? Urge  que actúe Julio Pimienta y su flamante equipo de colaboradores del maestro Héctor Escobar secretario de educación.

Otra historia patética, es la de José Luis Zavala quien se ostenta como director de la secundaria de El Ejido Alianza de Caballeros, quien por sus pistolas y con el apoyo de Rigoberto Guevara y la pandilla seccional forzaron la salida de la maestra María del Refugio, quien a su vez había suplido a Armando Peña en una secundaria de Jaumave, al mismo fue denunciado por fraude y tocamiento a las menores de edad en al menos dos escuelas de la capital tamaulipeca.

Esas son algunas de las doce “fichitas” de directivos de escuelas secundarias del municipio victorense, que tendrán que ser relevados antes de que les reviente el “cuete” a los nuevos mandos en el sector educativo.

 

Video del Día