El 2018, suerte y a chambear…

Los 43 alcaldes que hoy gobiernan los municipios en Tamaulipas dibujaron un mundo perfecto, con pavimentación, agua potable, electrificación y empleos para todos, desde luego, en su morral traían novedosos programas de seguridad pública, de desarrollo social y humano, muy democráticos, administraciones honestas y acordes a los sueños de todos nosotros.

Ese fue el Tamaulipas que ellos nos pintaron en sus campañas del 2015 cuando pidieron el voto con la promesa de que todo estaría mejor y viene a colación el comentario porque ya estamos en la recta final de los gobiernos de todos ellos aunque muchos con razón y  otros nomás porque no tienen llenadera o les sobra cinismo buscarán reelegirse.

¿Han cumplido a cabalidad sus promesas?, usted tiene la mejor respuesta, de mi parte no hay duda de que se notan esfuerzos, hay trabajo de algunos pero también la urgencia de denunciar que otros y otras nomás se han dedicado a lucirse cuando hay gente, a malgastar el presupuesto, a torear los problemas con cualquier pretexto a la mano e incluso viviendo lejos de sus pueblos.

En definitiva no es el Tamaulipas que ellos dibujaron y se ve muy lejana la posibilidad de que lo sea y ahí el problema, los políticos no han aprendido que más vale exponer realidades a subir a la gente en un mundo de sueños y buenos deseos porque la decepción se hace más grande.

Hoy, de Nuevo Laredo a Tampico y de Matamoros a Tula, es necesario revisar a fondo las propuestas que hicieron cada uno de los actuales ediles y el avance de las mismas, investigar el compromiso que pactaron con sus electores y dónde andan o cómo hacen para proteger a quienes los honraron con el voto.

Empieza el 2018, elegiremos Presidente de la República, Senadores, Diputados federales y Alcaldes, lo ideal es iniciar a analizar lo que tenemos a la mano, comenzar las auditorias ciudadanas en los municipios para observar cómo han cumplido las autoridades y que bases se tienen para contar con la certeza de que realmente van a cumplir si se quedan.

Se entiende, desde luego, que las administraciones en marcha casi todas han ido cuesta arriba, recibieron calles destrozadas, camiones de basura que más parecían chatarra, finanzas comprometidas y un descontento social que rayaba casi en la posibilidad de manifestaciones, en resumen, tuvieron en sus manos una bomba que en muchos casos se ha desactivado pero en otros está punto de estallar, es indudable que el trabajo de ellos ha logrado que en muy pocos casos la esperanza siga viva.

Ahora, en este momento el pasado ya no es razón para justificar lo mucho o poco que han hecho, no se pueden seguir justificando en el pasado, es decir, ya fue mucho tiempo para demostrar de que han sido capaces.

¿Su alcalde o alcaldesa ha hecho lo correcto?, si la respuesta es positiva de favor, por sus hijos, le pido que salga a la calle y pregone los aciertos, son tiempos de buscar que se queden los buenos e ir eliminando de la política local a los malos, obvio es, si ha detectado excesos, raterías, pues con mayor razón grítelo a los cuatro vientos, también son días de mandar al cesto de la basura política a quien se lo merezca.

El caso es que están los tiempos encima, viene la elección en julio de del 2018, de las últimas oportunidades para  cambiar este México lindo y querido por la vía pacífica que es la política aunque lo inmediato es que se acaba el año, tiempo de hacer inventario a lo nuestro así que le dejo un abrazo, el deseo que se cumplan todos sus sueños y avancen los proyectos y en su vida, como en la política, solo dos cosas, que en el 2018 haya mejor suerte y a chambear.

En otras cosas… El Diagnóstico Nacional sobre las Policías Preventivas de las Entidades Federativas elaborado por la Secretaría de Gobernación y publicado esta semana, ubicó al Estado de Tamaulipas en el segundo lugar de la lista de policías mejor pagados en el país.

La administración del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, dice el estudio, ha generado mejores condiciones económicas y laborales para la Policía Estatal lo que a corto plazo debe contribuir para contar con una corporación con elementos mejor pagados y capacitados que estén al servicio de los tamaulipecos.

El estudio detalla que un elemento estatal recibe mensualmente $13,436 pesos mensuales y ya incluyendo sus prestaciones llega a los $14,546 pesos, a lo que se suma el pago por hospedaje y alimentación para quienes están comisionados fuera del municipio donde radican.

El pago que perciben los elementos de la Policía Estatal de Tamaulipas es poco más de un 35 por ciento más del promedio nacional de referencia que ofrece la Secretaría de Gobernación.

@CENADeNegros1 le agradecerá un Me Gusta en su fanpage de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Video del Día