El camino de Marco Antonio; más de 40 km entre riesgos

Las zonas limítrofes por las que el joven desaparecido deambuló son puntos rojos por sus índices delictivos

Redacción/Excélsior

Ciudad de México.- En cinco días, Marco Antonio Sánchez deambuló más de 44 kilómetros, antes de ser encontrado en el fraccionamiento del municipio de Melchor Ocampo en el Estado de México. En algunos puntos que recorrió, como son las inmediaciones de la estación El Rosario del Metrobús, el puente de Periférico y avenida Sor Juana, en

Tlalnepantla, se cometen ilícitos como robo con violencia y venta de droga, a pesar de que hay cámaras de videovigilancia.

Excélsior recorrió algunos de los distintos escenarios en los que, de acuerdo con las autoridades de la Ciudad de México y del Estado de México, el joven deambuló.

La zona de la estación El Rosario del Metrobús, ubicada en la delegación Azcapotzalco, fue el primer punto en el cual se cometió la primera detención de Marco Antonio; el pasillo en el que el menor tomó fotografías de un grafiti se cometen asaltos por las noches y tiene poca iluminación.

Este pasillo está muy vacío en las mañanas, por las noches es cuando más puede pasar algo. Debería haber más seguridad. Yo estudio en el Bachilleres 1 y las veces que vengo en la mañana está feo, muy solo y donde termina la reja, la verdad paso corriendo”, comentó David Sánchez, un joven estudiante.

 

En este punto existen dos cámaras de seguridad con una distancia de no más de 200 metros.

A ocho kilómetros de distancia, en el puente peatonal de las avenidas Periférico y Sor Juana, los transeúntes indicaron que los asaltos se cometen a toda hora, pese a que en una distancia de 500 metros apunta directamente una cámara de videovigilancia. En ese punto fue donde los policías de Tlalnepantla detuvieron al joven por segunda ocasión.

De ahí, lo trasladaron al juzgado de Tlalnepantla, a seis kilómetros. En ese centro de justicia se reciben hasta 40 denuncias diarias por riñas y actos violentos, indicaron policías del lugar. Afuera del inmueble también hay una videocámara.

Marco salió de ahí luego de que el juez no le halló elementos para detenerlo, y caminó más de 30 kilómetros hasta el municipio de Melchor Ocampo, donde son comunes los robos y asaltos en transporte público.

Video del Día