¿El retorno del maharashi?

La iniciativa de punto de acuerdo que presentó el PRI a través de la diputada Irma Amelia García Velazco de establecer un mecanismo para la meditación en los planteles escolares de Tamaulipas, pareciera invocar los tiempos idos del cavacismo en la década de los años noventa puso de moda aquellas prácticas esotéricas. 

Sin embargo, es menester hacer una distinción de la aplicación de esa metodología como una praxis de la enseñanza, en el nuevo marco histórico que viven la mayoría de las regiones tamaulipecas, donde la violencia y la inseguridad ha hecho crisis y se ha convertido en una forma condicionante de vida. 

Ciertamente la propuesta de la legisladora priísta tiene una trascendencia en razón de que el ejercicio propuesto por la diputada García, sería aplicable en el sistema educativo para cubrir las deficiencias que los alumnos y profesores de educación básica y media superior. 

Sobre todo porque el promedio de los adolecentes y jóvenes que cursan la educación básica y media superior han sido marcados por los efectos “colaterales” de la violencia, en su defecto han sido víctimas directas de esa circunstancia que viven las juventudes tamaulipecas en los últimos diez años. 

Pero también la aplicación del capítulo Tamaulipas, del modelo educativo que promueve la administración del Presidente de la República Enrique Peña Nieto, tiene connotaciones relevantes, en el sentido de que parte del contexto histórico de los estudiantes. 

Ya que las herramientas que ofrecen a los docentes están encaminados a que los estudiantes de educación básica y media superior tengan la capacidad junto con los profesores de construir la educación. 

Lo anterior no quiere decir que la iniciativa de punto de acuerdo carezca de méritos, sino más bien, la propuesta da para mas que un punto de acuerdo, ante todo porque una de las premisas de la promovente, tiene como punto de referencia, la experiencia del método conocido como “tiempos de silencio”, que en el estado de California produjo resultados extraordinarios, pero por lo mismo la propuesta da para más que un punto de acuerdo. 

Debido a que el capítulo Tamaulipas del modelo educativo, recoge y contiene más elementos que los pretendidos por la legisladora García Velazco, lo más probable es que el referido punto de acuerdo sea rechazado en la Comisión de Educación a la que fue turnada para su estudio. 

En el orden político, todo parece indicar que José María Moreno Ibarra siempre no era el candidato de Acción Nacional a la presidencia municipal de Reynosa, debido a que Maki Ortiz lo desplazo de la pretendida nominación. Pero lo mas seguro es que no regrese al escaño que ocupaba en el Congreso tamaulipeco. 

Donde por cierto, el Presidente de la Junta de Coordinación Política Glafiro Salinas Mendiola dijo a la prensa, que a partir del primero de Marzo se hará pública la convocatoria para elegir al nuevo titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.  

Asimismo, Edgardo Melhen Salinas fue designado coordinador de José Antonio Meade en el territorio tamaulipeco. Es el mismo que se frotaba las manos para convertirse en candidato a senador de la república por el Revolucionario Institucional.  

Mientras que en tareas de investigación Analista de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, desarrollan una investigaciones encaminada al uso de bio indicadores, a través de los cuales se puede constatar las calidad de los cuerpos de agua, así como la calidad del hábitat. 

Por último, el Instituto Estatal Electoral celebro una sesión maratónica, en la que predominaron siete informes de acuerdos del organismo electoral, relacionados con la contratación de empresas para el conteo rápido así como la proveduria para la contratación de los materiales electoral. 

En los asuntos generales, los partidos sobre todo el PRI solicitaron una reconsideración en la aplicación de las sanciones económicas de parte del Instituto Nacional Electoral, pretende que las sanciones se aplique cuando haya concluido el actual proceso electoral.