En Tampico, Magda se volvió loca 

¿Furiosa? Es poco este adjetivo para aplicarse a la todavía alcaldesa de Tampico, Magdalena Peraza Guerra, quien a lo largo de su vida ha sido intensa. Lo malo es que en los últimos años perdió el sentido común, perdió la vertical.

Primero, se le olvidó quien la ayudó a llegar al poder, le mordió la mano a Eugenio Hernández Flores y entonces se fue por el Partido Acción Nacional con quien ganó por vez primera la Presidencia Municipal de Tampico. Ah, pero llegando, traicionó a los panistas y los dejó fuera de la administración y a los que se colocaron, los sacó a empellones del palacio municipal. Magda no respetó los acuerdos ni fue agradecida con quienes le ayudaron a ser alcaldesa.

También, es imposible olvidar como Magda traicionó a Oscar Pérez Inguanzo a quien denostó y metió a la cárcel por un motivo que, al final, el ex alcalde logró la exoneración por el delito el cual Magda lo acusaba, aunque para estas alturas de la vida, lo metió a la cárcel varios meses, vivió más de un año en un hospital y su nombre quedó manchado por las acusaciones y los delitos. Insisto, al final, Pérez Inguanzo salió exonerado pero el daño que le propinó Magda quedará para el resto de su vida y de la historia.

Después, la Peraza presionó al ex Gobernador Egidio Torre Cantú para que la hiciera subsecretaria de educación, lo que no ocurrió. Lo amenazó y anduvo buscando como hacerle manita de puerco para que la llevara al primer plano de la educación en Tamaulipas, lo que tampoco ocurrió. Lo que si logró, fue obligarlo a que la hiciera candidata por segunda vez a la Presidencia Municipal de Tampico, pero ahora por el Partido Verde Ecologista de México, con el apoyo del PRI y del PANAL.

Llegando nuevamente a la alcaldía, la Peraza fiel a su estilo, intentó hacer lo mismo que hizo con Oscar Pérez Inguanzo con Gustavo Torres Salinas. Lo traicionó, lo persiguió y lo difamo aprovechando recursos públicos del Ayuntamiento de Tampico, lo que no pudo lograr. ¿Enferma? Esquizofrénica diría yo. La Peraza se siente perseguida por todos.

¿Cómo olvidar la fotografía de Magdalena Peraza, la que ya le dio la vuelta al mundo, y donde demuestra sus desviaciones emocionales? Es una vergüenza que una “gobernante” involucre sus bajas pasiones en las tareas y en el ejercicio de Gobierno. Está esa famosa foto y hay videos de que también lo hizo en esta campaña que recién terminó.

Lo grave de este sentimiento, injustificado por la vetusta política, es que ahora siente que los tampiqueños la traicionaron durante la última elección, un sentimiento humano finalmente, pero que no tiene ningún fundamento ni coincide con la realidad de Tampico. Simplemente, Magdalena y su equipo se ganaron el rechazo y el repudio social a pulso por sus malas acciones, por su soberbia, sus ganas de fajarse con todos, en el sentido pugilístico por supuesto, y en aferrarse a gobernar con sus conocidas debilidades.

Magdalena Peraza a sus 73 años de fue derrotada por Jesús Nader Nasrallah a quien hoy los tampiqueños le dan la oportunidad de servirlos, de gobernarlos, con otras ideas y, sobre todo, sin filias ni fobias ni debilidades ni frustraciones como lo hizo la Peraza en dos oportunidades.

Nader hizo una campaña ejemplar, de intenso acercamiento social, en donde estableció puentes de comunicación y compromisos con los ciudadanos. Chucho no tuvo ninguna necesidad de denostar en campaña a nadie, a diferencia de La Peraza, quien hizo de la denostación su ejercicio proselitista por excelencia. Y entonces, la ciudadanía porteña se molestó a tal grado con Magda que muchos ni siquiera le recibieron los artículos propagandísticos que anduvo regalando en campaña: las playeras y los vasos que estuvo entregando en sus caminatas. Ahí están los videos del desprecio ciudadano ganado a pulso y de sus perversidades con jovencitas. Y de esas mejor ni hablar.

Magda, pues, en resumen, se ganó el desprecio social y consiguió el repudio ciudadano. En este espacio desde hace muchos meses teníamos la certeza de que La Peraza habría de morder el polvo en la elección con base en el hartazgo ciudadano. Tampico es una ciudad próspera, con los argumentos suficientes para lograr inmejorables indicadores en economía y desarrollo, y lo que se requiere es un gobernante con liderazgo, con conocimientos, con experiencia y con proyecto. Y Tampico ya lo tiene y este nuevo Gobierno iniciará el próximo primero de octubre.

Chucho Nader ya recibió su constancia de mayoría que lo acredita como el próximo Presidente Municipal del puerto. Y los más de diez mil votos que obtuvo en las urnas el pasado domingo, garantizan un gobierno ordenado, de progreso y un gobierno PARA TODOS.

Magda no cumplía este perfil. Políticamente la “señora” está acabada y lo mejor que puede hacer el día de hoy es irse con sus filias, sus fobias y sus debilidades a su casa, porque en lo político y en lo social, acabó, tristemente su carrera en sólo dos años, con todo el apoyo social del cual pudo alguna vez presumir, por su mala cabeza, su mal equipo de colaboradores y su inestable carácter. Políticamente, a partir de ya, Magda descanse en paz.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónicohipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.