Enfermera Cecilia Sáenz apoyó la paz en Colombia

La teniente de navío formó parte del equipo de Naciones Unidas que verificó el desarme de las FARC

Redacción/Excélsior

Ciudad de México.- Cecilia Azucena Sáenz Morales ha roto todos los paradigmas dentro de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) con base en carácter, constancia, preparación e incluso competencia directa en todos los aspectos con miles de integrantes de las áreas administrativas y operativas de esta dependencia.

Actualmente dentro de la Secretaría de Marina-Armada de México 10 mil mujeres concentran 17.5% de la plantilla que conforma una de las instituciones más respetadas en el país.

Aquí el género femenino cada vez alcanza metas y puestos que solamente eran para hombres en un principio, como formar parte de las Unidades de Operaciones Especiales e incluso trazar la ruta de una patrulla oceánica.

La disciplina con la que se desarrolla en sus actividades profesionales y personales, llevaron a Sáenz Morales, teniente de navío del Servicio de Sanidad Naval licenciada en Enfermería, al Centro de Adiestramiento de Paz en Kingston, Canadá, para ser capacitada y adiestrada para ser parte de la Misión de las Naciones Unidas en Colombia (UNMC) para apoyar en la verificación del cese al fuego, el desarme de este grupo subversivo.

“Me dieron la instrucción de ir al Centro de Adiestramiento de Paz en Kingston, Canadá; no tenía la menor idea a lo que iba, hasta que llegué y me enteré de que ya formaba parte de la UNMC”, señaló.

Su preparación en urgencias prehospitalarias, enfermería táctica, paracaidismo y buceo, le han permitido su desarrollo en diversos ámbitos dentro de la Armada de México, como en las misiones de paz en Colombia donde apoyó a mujeres combatientes y sus hijos que han nacido en los campamentos.

“Soy egresada de la Escuela de Enfermería Naval y cuento con dos especialidades. La primera es urgencias prehospitalarias y la segunda es la enfermería táctica que sería lo que comúnmente se conoce como medicina de combate; aunado a esto, para poder acudir a las operaciones de paz, se me brindó capacitación en un curso que se llama Coordinación Civil Militar en un Centro de Adiestramiento de Paz en Kingston, Canadá. También tengo preparación militar, cursos como paracaidismo y buceo, entre otros”, dijo.

Durante un año portó el chaleco azul claro de la ONU en el Departamento de Caquetá en Colombia, terreno de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con la finalidad de apoyar en la verificación del cese al fuego y el desarme de este grupo subversivo.

“La misión de Naciones Unidas que se llevó a cabo en Colombia en la verificación del cese al fuego, el desarme de las FARC, la reintegración de los exintegrantes de este grupo, así como mi profesión y adiestramiento con el que cuento, me permitieron un mayor acercamiento con la población y brindar atención y evacuación de heridos”, señaló.

De abril de 2015 a la fecha un total de 19 elementos de la Armada han sido desplegados: Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO), Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (MINUSTAH), Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (UNIFIL), Misión de las Naciones Unidas en Colombia (UNMC). Actualmente dos elementos en las misiones de Colombia y Sáhara Occidental.