¿Enmudecen los priístas?

Como balde de agua de “Los Troncones”, cayó el acuerdo de la secretaria de las relaciones exteriores, respecto a la extradición del ex gobernador priísta tamaulipeco, en la capital del Estado. El alcalde Oscar Almaraz suspendió su gira de trabajo, ya que justo cuando revisaba las instalaciones del centro recreativo, que se localiza en las entrañas de uno de los cañones del municipio de Victoria fue enterado que su amigo había sido notificado de la extradición. La sonrisa del edil priísta se desdibujo. 

En las oficinas del PRI estatal, la dirigencia de Sergio Guajardo Maldonado pareciera que se olvidó del ex gobernante. “Estamos con la agenda de la elección. El ex gobernante no es nuestra prioridad. No estamos entre los 15 visitantes autorizados para visitarlo en el Centro de Ejecuciones y Sanciones”, reveló uno de los integrantes del comité estatal de ese partido. 

Que lo expulse el comité ejecutivo nacional, espeto el prominente priísta a este escribiente, nosotros no lo hemos expulsado ni mucho menos reviró. Ese fue el tono que campeo por las dirigencias municipales y cuarteles de campaña de aspirantes priístas. 

La mayoría de los priístas siguen pensando que se trata de un proceso largo y tedioso, aunque ante los hechos no hay argumentos, creen que su amigo con el que embriagaba en el rancho “El Laguito” antes “El Retiro”, puede darle el ultimo tirón, pero más bien parece un empujón. 

Ya que lo que busca su “amigo” es salvar el pellejo, ya que como dicen los campiranos, también siente que la lumbre le llega a los aparejos. Si bien ya salvo a César Duarte, la cobija no alcanza para todos. 

Sobre todo porque el fiscal Santiago Nieto renunciado del encargo de delitos electorales a nivel federal -la Fepade- no ha cejado de hablar, es insistente en sostener la versión de que en la última elección presidencial hubo recursos de la petrolera brasileña Odebrech. 

Mientras que en la cárcel de Victoria, la acera aledaña al centro penitenciario desde el mediodía estuvo ocupada por decenas de reporteros y lo que parezca en espera de la última palabra de los defensores del ex gobernador priísta, hasta caída la tarde esperaron obtener una declaración, algunos estaban sin comer pero alimento de la noticia y el morbo les contento sus sistema alimenticio. 

En otro orden, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca asistió a la graduación de 171 policías estatales, cuya capacitación tuvo una duración de 972 horas constantes, entre ellos se graduaron 11 policías de reacción. Los invitó a ser honestos y contundentes en la defensa de los ciudadanos tamaulipecos. 

También habló de la notificación de la secretaria de relaciones exteriores al ex gobernador Eugenio Hernández Flores, en el sentido de que la dependencia federal concedió la extradición a un juzgado del sur de Texas, para que sea procesado por los delitos imputados. Subrayó que su administración, sin odios ni rencores busca recuperar los bienes del Estado y hacer aplicar la vara de la justicia. 

Al acto protocolario de la entrega de diplomas a policías en el complejo de seguridad pública también asistieron el secretario general de gobierno César Verastegui Ostos, el secretario de seguridad publica Augusto Cruz Morales, lo mismo que el rector de la universidad de seguridad pública Antonio Lara Mata y Silvia Pesina Torres secretaria ejecutiva del sistema estatal de seguridad pública.