Escurren aguas negras a la Playa de Miramar

El gobierno de Egidio Torre dejó inconclusa la obra pese a que se invirtieron más de 25 millones de pesos

Erik Huerta/Reporte Directo

Ciudad Madero, Tamaulipas.- Debido a que la administración estatal pasada dejó inconclusa la importante obra de drenaje en el sector Miramar, nuevamente existen escurrimientos de aguas negras hacia el máximo paseo turístico, producto del escurrimiento de las más de 3 mil letrinas que existen en ese amplio sector.

Desde el pasado fin de semana se logró ver un importante escurrimiento de aguas negras hacia la playa de Miramar, incluso atrás del acceso de las Sirenas se formó una gran laguna de aguas negras.

Se trata de letrinas y fosas sépticas de al menos tres mil viviendas en las colonias Miramar y sus dos sectores, además de la colonia Emiliano Carranza. Éstas se llenan y ocasionan escurrimientos que por gravedad van a parar a la Playa de Miramar.

El Gobierno Estatal pasado inició con la obra de introducción de drenaje y construcción de un cárcamo, sin embargo y pese a que se aplicó una inversión de 28 millones de pesos, ésta nunca funcionó.

De acuerdo al alcalde de Ciudad Madero, Andrés Zorrilla Moreno, la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado tendría que agregar 9 millones de pesos para que se concrete y funcione.

Aceptó el alcalde se se trata de un problema no sólo turístico, sino ecológico, situación que están tratando de contener a fin de no verse afectada la imagen de este paseo turístico en donde se espera el arribo de más de un millón 200 mil visitantes en esta temporada de verano.

Zorrilla Moreno declaró esta semana que la Playa de Miramar habría obtenido nuevamente la certificación de 1,110 metros de playa para uso recreativo a través del Instituto Mexicano de Normalización y Certificación, sin embargo la Playa de Miramar cuenta con poco más de 7 kilómetros de costa.

El derrame de aguas negras que se ha hecho común desde hace varios años y que desprende fétidos olores pasa por un costado del área de palapas y cuando la acumulación es excesiva, llega a las aguas del Golfo de México, zona también utilizada por bañistas.