Estampida en discoteca de Venezuela deja al menos 17 muertos

Redacción/Excélsior

Un gas lacrimógeno fue accionado al interior de un centro nocturno en Caracas, provocando una estampida; hay 7 personas detenidas y se reportan 5 heridos

CARACAS.- Al menos 17 jóvenes murieron la madrugada de hoy en un centro nocturno de Venezuela a causa de una estampida provocada por laactivación de un gas lacrimógeno, informó el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol.

Otras cinco personas resultaron heridas y hay al menos siete personas detenidas, entre las que figuran dos menores de edad, de acuerdo con Reverol.

“Tenemos hasta el momento siete detenidos, entre ellos dos menores de edad”, dijo el funcionario.

Señaló que uno de esos menores capturados ha sido señalado de ser el autor material del lanzamiento del artefacto lacrimógeno.

El incidente se registró entre la noche del viernes y la madrugada de este sábado durante una fiesta de fin de año escolar de bachillerato a la que asistieron unas 500 personas en el club Los Cotorros, ubicado en la localidad de El Paraíso, en Caracas.

“Se originó una riña en horas de la madrugada y una de las personas involucradas en la riña lanzó o activó un artificio lacrimógeno que originó la estampida de más de 500 personas que se encontraban en el club social (…) ocasionando esta grave acción el fallecimiento de 17 personas”, notificó Reverol.

El ministro adelantó que entre los detenidos también se encuentra la persona encargada del club social, que fue clausurado por el incumplimiento de las medidas de seguridad.

Familiares de las víctimas y trabajadores hospitalarios donde fueron recibidos muertos y heridos dijeron que el incidente se presentó cerca de las tres de la madrugada.

Al menos 11 de los cadáveres fueron trasladados al Hospital Pérez Carreño, también en Caracas, donde el auxiliar de autopsia Noris Villanueva dijo que todos murieron por asfixia mecánica, no presentaban heridas y la mayoría eran menores de edad.

“Aquí no hay respuesta de nada, ni de la policía ni de los médicos”, dijo en el hospital Nilson Guerra, de 43 años y padre una de las víctimas, Luis, de 19 años.

Lo único que sabe “es que el hijo mío esta muerto porque yo mismo lo ví” en la morgue del centro hospitalario. Otro de sus hijos de 17 años está hospitalizado, aseguró.