Iglesias no modificarán protocolos de seguridad afirma Obispo

José Gregorio Aguilar/Reporte Directo 

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El atentado con bomba molotov que sufrió una iglesia de Matamoros durante la celebración de la misa de este domingo no es más que otra expresión más de violencia e inseguridad que se vive en Tamaulipas, opinó el Obispo de la Diócesis de Victoria, Antonio González Sánchez. 

Al mismo tiempo, el pontífice descartó modificar los protocolos de seguridad en los templos católicos en virtud de que según dijo, “son cosas que tristemente pasan y que la iglesia no es ajena a ellas”. 

Aunque las autoridades de la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas (PGJ) ya abrieron una carpeta de investigación sobre los hechos, aún no ha brindado información sobre el móvil de este ataque. 

“Tristemente es el ambiente que estamos viviendo o una manifestación más del ambiente que vivimos en sociedad de violencia de agresividad de todo así lo veo un signo más de lo mal que andamos como sociedad y la iglesia no es ajena está integrada a la sociedad. Antiguamente eso no se veía, pero yo así lo veo, como un signo más de la situación violenta que estamos viviendo”. 

Para el Obispo el lanzamiento de ese explosivo que explotó y que por fortuna solo causó daños materiales, también podría tratarse de una manifestación de fanatismo religioso, como cuando la imagen de la virgen en la catedral del municipio de Tampico, fue destruida por una mujer presuntamente poseída por el demonio. 

“Puede ser como tú dices, tristemente algunas personas de grupos religiosos se fanatizan hace poco paso con una imagen de la virgen de Guadalupe, es eso, no aprender a respetar a los demás tenemos que aprender a respetarnos unos a otros independientemente de cuál sea nuestro credo religioso”. 

No obstante ese episodio de violencia en contra del templo católico, el Obispo no consideró necesario reforzar o modificar los protocolos de seguridad, al menos no en las iglesias que pertenecen a la Diócesis a su cargo, con el argumento de que son cosas que “tristemente pasan en la vida”.