La embajadora de EE UU renuncia a su puesto en México

La salida de Roberta Jacobson está prevista para mayo debido a desacuerdos con Trump, que ya tiene en mente un sustituto, según ‘The New York Times’

Redacción/EL PAÍS

Ciudad de México.- La embajadora de Estados Unidos en México prepara su renuncia. La salida de Roberta Jacobson está prevista para mayo, ha adelantado este jueves el diario The New York Times. La diplomática ha confirmado su dimisión una hora después de la filtración de un memorando al personal de la Embajada. La renuncia de Jacobson, que estuvo dos años al frente de la legación estadounidense, se produce en medio de una escalada de las tensiones entre ambos países, ante la insistencia de Donald Trump de que los mexicanos paguen el muro fronterizo. Trump ya tiene un sustituto, según el periódico neoyorquino, aunque aún no se ha precisado quién es.

“Ha sido un honor y un placer servir a mi país como embajadora en México”, ha escrito Jacobson en su cuenta de Twitter. “Lo hago sabiendo que la relación México – Estados Unidos es fuerte y crucial, y que el increíble equipo de nuestra misión en México continuará cerciorándose de que así sea”, ha agregado en un mensaje en español. La embajadora y Trump habrían chocado por supuestas diferencias en la gestión de la relación bilateral, de acuerdo con The New York Times.

Jacobson, de 57 años, es una de las especialistas en América Latina más reputadas del Departamento de Estado, con una trayectoria de tres décadas en la región. La embajadora fue nombrada por el expresidente Barack Obama, pero su proceso de confirmación fue largo y arduo. La propia Jacobson ha declarado tras la filtración que desconoce quién se quedará al frente de la embajada. El empresario Ed Whitacre, expresidente de la telefónica AT&T y antiguo socio del multimillonario Carlos Slim, es el candidato predilecto de Trump, de acuerdo con el periódico Reforma, uno de los diarios más influyentes en México.

Jacobson había tenido que navegar entre los virajes diplomáticos de las administraciones de Obama y Trump hacia México. La llegada del republicano, que lanzó insultos a México desde que anunció que contendería por la presidencia, ha aumentado las tensiones bilaterales. Los dos temas más delicados son la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) y la insistencia de construir un muro para detener la inmigración mexicana.

El último enfrentamiento entre ambos países se produjo la semana pasada. Trump y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, discutieron por teléfono sobre la construcción del muro en la frontera. El mandatario estadounidense “perdió los nervios”, según The Washington Post, y Peña Nieto canceló sus planes para visitar la Casa Blanca. La séptima ronda de negociaciones del TLC, que empezó esta semana, avanza con lentitud y existen pocas certezas de que se consiga un nuevo acuerdo antes de las elecciones presidenciales de México en julio próximo.

En medio de las arduas negociaciones y de los choques constantes entre ambos países, Jacobson se había afianzado como la cara amable de Washington en México. Una semana después de que Trump responsabilizara al país vecino de la violencia de las pandillas y del consumo de drogas en Estados Unidos, Jacobson escribe que lleva “a México en el alma y en el corazón”. “¡Juntos somos más fuertes!”, ha clamado la embajadora en el cierre de su mensaje de su renuncia.