Las guerras comerciales son “fáciles de ganar”: Trump

Los temores de una creciente guerra comercial provocaron liquidaciones masivas en Wall Street, Asia y Europa.

Redacción/Forbes

Reuters.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el viernes que las guerras comerciales eran buenas y fáciles de ganar, mostrando un claro tono desafiante tras las críticas globales generadas por su plan de imponer fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio, el cual desencadenó una caída de los mercados bursátiles del mundo.

La Unión Europea prometió firmes contramedidas, China instó a Trump a mostrar moderación y Canadá, el mayor proveedor de acero y aluminio a Estados Unidos, dijo que tomará represalias si es impactado por los aranceles estadounidenses.

Trump dijo el jueves que los aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio, diseñados para proteger los empleos estadounidenses frente a productos extranjeros baratos, serían anunciados oficialmente la próxima semana.

“Cuando un país está perdiendo muchos miles de millones de dólares comercialmente con prácticamente todos los países con los que hace negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”, dijo el mandatario el viernes en Twitter.

“Por ejemplo, cuando perdemos 100.000 millones (de dólares) con un país concreto y se muestran satisfechos, ya no comerciamos más, y ganamos a lo grande ¡Es fácil!”, agregó.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea (UE), calificó los aranceles como una intervención flagrante que equivale a proteccionismo.

Si bien prometió actuar con firmeza, la UE, que se considera un contrapeso global a los intentos proteccionistas de Trump, no hizo mención de posibles represalias, aunque sí habló de contramedidas que se ajustan a las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Vemos las relaciones comerciales internacionales como una situación beneficiosa para todos”, dijo un portavoz de la Comisión Europea.

Caída de los mercados bursátiles

Los temores de potenciales represalias de Canadá, China y Europa provocaron la caída de las acciones mundiales y llevaron a los inversores a refugiarse en activos seguros como los bonos gubernamentales y el yen japonés.

El índice europeo STOXX 600 caía cerca de 1.5% a las 1354 GMT, en línea con Wall Street y los mercados asiáticos.

“Esta es una verdadera preocupación porque Europa es una economía global abierta, por lo que no se trata solo de Estados Unidos contra China”, dijo Ian Ormiston, gerente de fondos europeos de renta variable en Old Mutual Global Investors. “Y veremos represalias, no hay dos formas de hacerlo”.

El acero se ha convertido en un tema clave para Trump, quien se comprometió a restaurar la industria estadounidense y castigar lo que a su juicio son prácticas comerciales injustas, especialmente por parte de China.

Aunque China representa sólo el 2% de las importaciones estadounidenses de acero, su masiva expansión en la industria ha llevado a producir un exceso de acero a nivel global que ha reducido los precios.

“China insta a Estados Unidos a mostrar moderación al usar medidas comerciales proteccionistas, a respetar las normas comerciales multilaterales y a hacer una contribución positiva al orden del comercio internacional”, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

Las siderúrgicas asiáticas también están preocupadas de que los aranceles de Estados Unidos podrían derivar en que sus mercados domésticos se inunden con productos de acero que no tengan otro lugar donde ir.

Corea del Sur, el tercer mayor exportador de acero a Estados Unidos después de Canadá y Brasil, dijo que seguirá dialogando con los funcionarios estadounidenses hasta que los planes de Washington se concreten.