Los peligros del internet de las cosas; usuarios deben protegerse

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando compraste esa webcam que instalaste en el cuarto del bebé, fue con la intención de mantener seguros a tus seres queridos. Lo que menos imaginaste es que alguien más pudiera acceder a ella y seguir todos tus movimientos.

Lamentablemente este tipo de dispositivos y otros que tienen conexión a la red poseen vulnerabilidades que los hacen un blanco fácil para hackers, a lo que se añaden factores humanos como el poco interés o conocimiento de las personas.

Muestra de ello es Shodan, una página web que fue creada en 2009 por John Matherly con el objetivo de encontrar todos los dispositivos conectados a internet como una computadora, un router o una webcam.

Dicho buscador, que tiene un formato gratuito y otro de paga, permite explorar el internet de las cosas, monitorear la seguridad de las redes e incluso hacer reportes para avisar de vulnerabilidades. Sin embargo, a veces puede mostrar cosas de más, como reveló el sitio Ars Technica.

Esto último porque la publicación encontró que existe un filtro en el buscador que revela imágenes de cámaras web alrededor del mundo, y también da información como el país, la dirección IP y hasta una aproximación en un mapa de la localización física.

Excélsior comprobó que el filtro funciona y que las cuentas gratuitas pueden revisar hasta la quinta página de resultados mostrados, en las que se ven imágenes de tiendas de retail en España, una habitación en Hong Kong, el interior de una casa en Tailandia y una cocina en Polonia, sólo por mencionar algunas.

Poca atención 
del usuario

Para Efrén Páez, analista en jefe de Mediatelecom, que se tengan estos resultados en un buscador como Shodan demuestra que los usuarios no ponen atención al tipo de dispositivos que utilizan, la información que están poniendo en línea y los procesos de seguridad que deben seguir.

“Conforme se incrementan el número de conexiones, hay un mayor espacio para los hackers de encontrar vulnerabilidades. Las personas deben evaluar los riesgos de la implementación de cada tecnología”, precisó en entrevista con este diario.

Y es que las webcam que se muestran en el buscador son aquellas que no cuentan con una buena contraseña, algo que los dueños podrían colocar o mejorar para estar más seguros en la red.

Páez consideró que el verdadero problema es que las personas no ponen en marcha procesos sencillos como elegir una contraseña o implementar un software para proteger su conexión.

Lo que es preocupante, si se considera que Business Insider Intelligence prevé que haya cerca de 34 mil millones de dispositivos conectados a la red para 2020, es una falta de atención.

Mientras que, por el lado de los fabricantes, Bryce Boland, director de tecnología de Asia y el Pacífico de FireEye, advirtió que hay varios dispositivos en el mercado que ofrecen controles de seguridad muy débiles, los cuales permiten nuevas formas de acceso a los datos, lo que los hace vulnerables a las amenazas.

A lo que se añade que los cibercriminales están muy interesados en espiar en los hogares y desarmar los sistemas de seguridad, los cuales pueden estar conectados a internet gracias a las nuevas aplicaciones para manejar las cámaras, puertas y hasta ventilación por medio de un celular.