Maniobra electoral

Este martes, el presidente y secretario general del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional, FRANCISCO ELIZONDO SALAZAR e ISMAEL GARCÍA CABEZA DE VACA, respectivamente, acudirán ante el Instituto Electoral de Tamaulipas al registro de la plataforma electoral que en este caso, enarbolarán sus candidatos a alcalde para la próxima elección constitucional 2018 en el Estado.

Es un documento que entre otras cosas, lleva inmersas las demandas de los tamaulipecos, panistas o no, que participaron en cada uno de los foros que el PAN llevó a cabo en los 43 municipios de la entidad. En ese documento se plasma las condiciones en que se encuentra cada uno de los ayuntamientos en materia de seguridad pública, generación de empleo, salud, educación, vivienda y otros aspectos que conlleven a mejorar las condiciones de vida de la población, como también propuestas que en un momento dado, forman parte de los compromisos de candidatos de Acción Nacional para aterrizarlas, en caso de que el voto les favorezca en la elección del uno de julio del 2018.

Es el primer Partido político que lo hace, al menos es lo que se sabe. Y es que, a diferencia del PAN, el Revolucionario Institucional terminó sus tres foros regionales, de los que también recogió propuestas, demandas y alternativas de solución que pudiera decirse, no distan mucho de las levantadas por Acción Nacional.

Si mal no recordamos, los diferentes partidos políticos tienen hasta el día diez de diciembre para cumplir con este ordenamiento, en este caso ante el IETAM. Del Verde Ecologista, Movimiento de Regeneración Nacional, Encuentro Social, Movimiento Ciudadano, del Trabajo y Nueva Alianza no se sabe nada, aunque se estima que van a desempolvar los mismos documentos que presentaron en la última elección de 2016, bajo el argumento de que las cosas siguen igual y por ende, las propuestas, demandas, necesidades y posible soluciones siguen siendo las mismas.

Por cierto, el Ietam empezó a la última etapa para el proceso de selección de las y los consejeros que estarán al frente de cada uno de los 43 Consejos municipales electorales en Tamaulipas, en los que se espera, no impere el mismo criterio que del Instituto Nacional Electoral, donde se pisoteó el derecho a quienes por primera vez deseaban formar parte de los consejos distritales del INE, toda vez que al igual que los partidos políticos, imperó el amiguismo, el compadrazgo y el favoritismo hacia quienes ya habían sido consejeros, como a los que venían realizando una labor en el INE.

Horas antes de que cerrara el periodo de registro, el presidente del Consejo local del INE EDUARDO MANUEL TRUJILLO andaba desesperado porque el registro era de apenas 94 gentes. Sin embargo, en cuestión de horas, la cifra aumento en forma considerable, lo que dio lugar a que “de última hora” se invitara a los integrantes de las juntas distritales a participar en dicho proceso. Y los ejemplos están por demás claros, tanto en la Junta Local, como en la Distrital 05 de Victoria, a reserva de conocer el estado en que se encuentran las otras ocho.

Por respeto a las y los consejeros, no ventilamos el nombre de cada uno de ellos. Tan fácil hubiera sido para MANUEL TRUJILLO elegir de entre su gente a las y los consejeros para cada uno de los nueve distritos y no alentar o jugar con la esperanza de quienes llegaron a pensar que el INE era o es un organismo en el que impera la objetividad, la imparcialidad, la transparencia y otros principios que prácticamente fueron pisoteados. Por eso los grados de credibilidad hacia ese tipo de organismos electorales no se recuperan o cada vez va perdiendo lo poco que le queda. Si se trataba de una maniobra para encubrir la llegada de hombres y mujeres que ya formaban parte de la misma estructura del INE pero ahora hacia otros puestos, tan fácil lo hubiera dicho y no hacer creer a la gente que ni experiencia se necesitaba para aspirar a los cargos de consejeros y consejeras electorales. Confiar en que no sucederá lo mismo con los supervisores y capacitadores electorales, sería iluso.

Por eso, no se duda que para esos cargos, que entre otras cosas serán los que capaciten a los que a su vez lo harán a los funcionarios de casilla, imperarán los mismos conceptos de amiguismo, compadrazgo, recomendaciones y otros para dar cabida laboral, a familiares y amigos de los que ya forman parte del INE, restando la posibilidad a otros que posiblemente han de tener más capacidad, conocimiento y experiencia en la función a realizar. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com

Video del Día