Masayoshi Son, el gran ganador de la guerra entre Uber, Lyft y Didi

Si bien puede parecer un conflicto invertir en compañías que compiten entre sí en el mismo espacio, Son simplemente está “apostando en la pista de carreras… invirtiendo en el jugador número uno en cada uno de los mercados”

Redacción/Forbes

Ciudad de México-. La aplicación más grande de China, Didi Chuxing, compró las acciones restantes del servicio de ride-hailing 99 de Brasil, el principal rival de Uber en Latinoamérica. La noticia se produce días después de que Softbank, de Japón, adquiriera una participación del 14% en Uber, una medida que ayudó a la compañía con sede en los Estados Unidos a reforzar su decreciente balance con capital nuevo.

 

Pérdidas para Uber

Los datos recién publicados muestran que la asediada compañía de Silicon Valley ha acumulado casi 5,000 millones de dólares en pérdidas en su octavo año de operación, duplicando las pérdidas estimadas de la empresa en 2015, cuando registraron 2,500 millones de dólares en 2015. Las finanzas fueron publicadas como parte de un prospecto antes de la adquisición de Softbank.

Mientras que el CEO de Softbank Masayoshi Son puede ser visto como un salvador, su compra fue una ganga de 33 dólares por acción, deflactando la valuación de Uber a 48,000 mdd desde los 70,000 mdd en su apogeo del verano de 2016. A pesar del descuento del 30% de la valuación anterior de Uber, no es un mal negocio considerando que el dinero podría ayudar a financiar la expansión y las operaciones para combatir los subsidios a los precios de los competidores.

Son ha sido una fuerza a tener en cuenta en el mundo de la tecnología después de cortejar a grandes patrocinadores como el príncipe heredero de Arabia Saudita, Tim Cook de Apple hasta Foxconn de Taiwán. Advirtió públicamente a Uber que si no conseguía el precio que quería, apoyaría a su rival Lyft. Una estrategia similar se implementó cuando Son negoció con Cheng Wei, director ejecutivo de Didi, una empresa bien financiada.

 

Softbank lo compra todo

El conglomerado japonés no es solo un inversor en Didi, Uber y 99 de Brasil, sino también en el sureste de Asia, GrabTaxi, y en Ola de la India. “Está imitando lo que hizo con Alibaba en 2014”, haciendo una serie de acuerdos para fortalecer su atractivo, dice Hans Tung, de GGV Capital, sobre el alboroto de compras de Son en 2017. “Quiere jugar al Papa en el mundo de la aplicación de viajes compartidos”.

(Softbank fue uno de los primeros inversionistas en la empresa de tecnología de servicio para automóviles Kuaidi Dache en 2000, que luego fue adquirida por Didi Chuxing en 2015, en la que GGV es inversionista).

Si bien puede parecer un conflicto invertir en compañías que compiten entre sí en el mismo espacio, Son simplemente está “apostando en la pista de carreras… invirtiendo en el jugador número uno en cada uno de los mercados”, dice Xufei Ma, profesor de administración en la escuela de negocios CUHK, dando la analogía de apostar por todos los caballos líderes, siempre y cuando el dinero no sea un problema. Son también es famoso por demostrar que los escépticos estaban equivocados con sus primeras inversiones en Yahoo y Alibaba.

Pero más allá de enfrentar a las empresas entre sí y ver qué sucede, Son también es conocido por tratar de descubrir cómo ganar a través de la consolidación, al igual que facilitó la adquisición de Uber China por Didi en 2016. “No es poco común en el mundo de los negocios justificar ‘cooperativista’ (cooperador y competidor) y frenemy”, dice el profesor Ma. También citó tratos similares en la industria de la aviación entre Cathay Pacific y Air China para la adquisición de Dragon Air y la participación accionaria de Air China en Cathay.

 

Las ambiciones globales de Didi

La aventura de Didi en Brasil ahora marca el primer movimiento de la empresa china fuera de la China continental. Ma observa la curiosa sincronización de un año exacto desde que la compañía con sede en Pekín invirtió por primera vez en 99 como accionista minoritario. “El control total de 99 por esta adquisición es una extensión natural de la participación accionaria del año pasado en 99 … bien diseñada por Didi”.

Aunque todavía es un joven unicornio, “Didi es un conductor habilidoso en el manejo de las relaciones con inversionistas, competidores y socios”, dice Ma considerando la inversión en el servicio de taxi en línea de Medio Oriente Careem el año pasado. El par dijo que cooperarían en la tecnología de transporte inteligente en 80 ciudades que brindan servicios a 12 millones de clientes. Otra inversión similar con Taxify, con sede en Estonia, se hizo para cubrir Europa y África.

Más cerca de casa, se asoció con el proveedor de taxis Daiichi Koutsu para llegar a Tokio, aunque el servicio no se presentará hasta la primavera y apunta específicamente a los turistas chinos que visitan Japón.

Mirando hacia el futuro, el gigante del ride-hailing tiene a México en su radar, donde Uber tiene un bastión tras doblar su apuesta después de su salida de China. Entrar en México también significa competir o posiblemente colaborar con la empresa española Cabify, considerando el pasado de Didi.

Video del Día