Nos llevará el diablo…

Apenas era un bebe de 8 meses y murió desmembrado, la presunta asesina, su madre que lo ofrecía al diablo en un acto de brujería, satanismo, o nomás bajo los influjos de alguna droga, quien lo sabe.

El aberrante acto, ocurrido en el Estado de México, además de ser otro ejemplo de que estamos mal es una invitación a los gobiernos a que se avoquen a diagnosticarnos, a que metan dinero para saber que le ocurre a nuestra sociedad.

Obvio que también es una invitación para los candidatos a los puestos de elección popular para que se vayan enterando qué nos pasa, que no podrán solucionar los problemas de su municipio, de su distrito, de su Estado o el país mientras no sepan a ciencia cierta lo que nos ocurre.

El acto aberrante de matar a un bebe aunque parece aislado no es el primero y seguro no será el último que ocurra en este México lindo y querido, hemos visto cosas peores y lo mismo en zonas de pobreza que en fraccionamientos residenciales de ciudades que presumen van rumbo al primer mundo.

Por eso le digo, de algo está enferma esta sociedad y nadie se quiere dar cuenta de ello, los políticos hablan de desarrollo económico, combate a la pobreza, la reforma energética, educativa, de la violencia e inseguridad, de corrupción pero parece que nadie se quiere enterar que estamos enfermos y de algo muy grave, tan grave que nos ha llevado a cometer locuras.

Más todavía, los políticos y sus partidos son muy gastalones para conocer como hablarle a la gente en campañas o precampañas, para invertir cientos de miles o algunos millones de pesos con el fin de descubrir que un niño cantando una frase pegajosa se puede convertir en una mina de oro, para enterarse que con decir “ya sabes quién” pueden lograr ganar una elección pero obvio que no invierten ni un centavo en descubrir qué necesitan los pueblos o qué les pasa a sus gobernados porque eso no deja dinero, porque quizá descubrirían que ya no requieren más leyes, ni obras superfluas sino trabajo, atención, mejores escuelas, mejores sistemas de salud.

Nietos o hijos que atentan contra sus padres o abuelos motivaos por herencias, hermanos que se matan entre sí en borracheras, personas que se matan por problemas entre niños de primaria e incluso por un accidente vial que se puede arreglar fácilmente.

Quizá esas manifestaciones sean muy evidentes y obviamente muy pocos se sentirán agredidos o parte del problema pero hay otros síntomas de que nuestra sociedad está enferma, muestra clara de ello es que nos excita la violencia, la muerte, que buscamos quien es el muerto del día o el sitio de la balacera pero no somos capaces de ir a un salón de clases a preguntar cómo van los niños.

Le repito, algo le pasa a esta sociedad en la que ya se ven aberraciones como esa madre matando a su niño de 8 meses en un acto de locura disfrazado de satanismo o brujería, también le insisto, el problema lo vive el pueblo porque nadie se quiere enterar qué le pasa, todavía peor, porque el mismo ciudadano no quiere políticos trabajadores, de esos que todos los días anden en la calle y se preocupen por algo más que repartir despensas.

Vaya, nuestro problema ya es grave, sobre todo porque somos muy dados a reclamar que no habrá ascenso y descenso en el fútbol profesional pero nunca fuimos capaces de pedirle a un gobierno como el de Enrique Peña Nieto que nos mostrara para donde íbamos y cómo lograríamos llegar,  preferimos perder un sexenio que reclamar a tiempo y todos los días actos de corrupción o indolencia de la federación para con nosotros los tamaulipecos.

Exacto, estamos a tiempo para empezar de nuevo, comenzar a trabajar en nosotros y hacer un país donde la participación ciudadana sea de todos los días y fundamentada en las necesidades de las mayorías, hay mucho trabajo por hacer, lo principal es meternos en la política y a fondo, guiar a los gobiernos, obligarlos a preocuparse tanto por la gente como lo hacen cuando buscan el voto del ciudadano que pueden investigar y aplicar ese conocimiento en construir una frase o canción que todo mundo traiga en la boca, no, no crea que eso es obra de la casualidad, es un trabajo bien hecho que no sabemos descubrir nomás porque nos da flojera o no queremos, nomás porque preferimos que nos lleve el diablo a meternos de lleno en los asuntos de todos.

En otras cosas… El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca entregó al Secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, el documento que acredita la donación de los terrenos contiguos a la Base Naval de Matamoros para la construcción de la nueva Comandancia y la ampliación de otras instalaciones.

La donación de los terrenos por parte del Gobierno del Estado de Tamaulipas en favor de la Secretaría de Marina, permitirá duplicar la superficie que actualmente ocupa la Base Naval del municipio fronterizo; en ellos se edificará la nueva Comandancia, dormitorios y áreas deportivas, mientras que en una parte de las antiguas instalaciones se ampliará la Unidad Habitacional Naval.

Soberón Sanz reconoció la voluntad del gobernador García Cabeza de Vaca para cristalizar la ampliación del complejo naval en Matamoros, lo que fortalecerá la presencia de la Institución Armada en la zona.

Ante el personal naval, el titular de la Secretaría de Marina reiteró el compromiso de seguir “trabajando arduamente para buscar la tranquilidad que merecen todos los ciudadanos de Tamaulipas”.

@CENADeNegros1 le agradecerá un me gusta en su fanpage de facebook y que nos siga en la cuenta de twiiter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com