Piden ecologistas no comprar desechables

José Gregorio Aguilar/Reporte Directo  

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Ecologistas de esta ciudad se unieron para exhortar a los establecimientos que expenden bebidas en vasos desechables, que dejen de utilizar en todo lo posible envases que no sean reciclables cuyo destino final sea contaminar el medio ambiente. 

La presidenta de la asociación Tonanzin Tlalli, Teresa Baeza, fue más allá al pedir a la gente que no acuda a los sitios donde no se dé un vaso reusable que puede ser de vidrio o plástico grueso y que se pueda volver a llevar y entregarlo evitando de esta forma que sea desperdiciado. 

“Yo creo que es una medida que tendría un gran impacto a mediano plazo, pero si empezamos desde ahora poco a poco se podrán ver resultados favorables en el cuidado del medio ambiente; es algo que tenemos que empezar a hacer desde nuestras casas”. 

Explicó que millones de kilos de plástico van a parar a los mares, a los ríos y en la misma tierra donde permanecen por muchísimos años sin que se degraden pero  causando problemas y hasta la muerte de animales; situación que gran parte de la población desconoce. 

“La medida es sencilla, ahorra dinero porque hay productos que son reusables, otros que se degradan fácilmente y lo mejor, es usar uno mismo su propio recipiente en que pueda mantener en uso durante largo tiempo, evitando así las botellas plásticas desechables”. 

Los productos desechables son un gran foco de contaminación para el medio ambiente, especialmente para los mares, reiteró la activista ecológica. 

“Cuando utilizamos este tipo de productos lo hacemos en grandes celebraciones, para no tener que fregar tantos platos, vasos, etc. Es decir, que encima usamos una gran cantidad. Y como es lógico, si no queremos fregar tiramos los platos con restos de comida, lo que hace prácticamente imposible que puedan reciclarse”. 

Teresa Baeza comentó que cada persona tendría que tomar la decisión de no utilizarlos, sobre todo tratándose de platos y vasos, que son los que más se usan y compran cuando se organizan fiestas o cualquier clase de convivio. 

“Hay que comentar también que muchas personas ignoran o no saben que son muy nocivos para la naturaleza y el medio ambiente; por eso un primer paso para acabar con esa costumbre tiene que ser informarles y hacerles saber el enorme daño que le provocamos a la Tierra; daño que a simple vista no se ve pero que es una realidad”.