Plan de austeridad de Gobierno también debería alcanzar a políticos y diputados.

José Gregorio Aguilar/Reporte Directo

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Obispo de la  Diócesis de  Victoria, Antonio González Sánchez, reconoció el esfuerzo del Gobierno del Estado al apretarse el cinturón al ordenar recortar un 10 por ciento el salario de los funcionarios de primer nivel entre otras  acciones de austeridad. 

Sin embargo, para que estas medidas para reducir el gasto y generar ahorros  sean realmente efectivas, se tiene que tener la certeza de  que ese dinero se destine al  fortalecimiento de  la economía de miles de familias que viven al día con salarios bajos, subrayó el líder de la  Iglesia Católica. 

“Por un lado, eso es bueno, para lo que se pensaría destinar pero te repito, siempre y cuando sea cierto”, puntualizó. 

En este orden de ideas, el prelado católico consideró que el plan de austeridad del Gobierno también debería ser implementado en otras instituciones u organismos que dependen del financiamiento público. 

Se refirió en forma particular a los abultados sueldos y otras prerrogativas que reciben los diputados locales así como el millonario presupuesto que el gobierno entrega a partidos políticos, donde, opinó,  también tendría que haber importantes recortes. 

“La semana pasada leí en un periódico,  en primera plana,  una nota sobre que los diputados ganan más de 300 mil pesos por mes y con todo respeto para legisladores, así como que  mucho, mucho  trabajo,  no tienen”. 

El Obispo remató diciendo: “el problema de siempre en México;  unos pocos ganan mucho y la mayoría gana poco; hay gente que trabaja ocho o más horas diarias y apenas sí gana arriba del salario mínimo, porque también leí otra nota donde dicen que en Tamaulipas hay  más de 1 millón 300 mil pobres; es algo muy desproporcionado”.

Video del Día