Progreso de México y España muestra excelentes relaciones: Felipe VI

* Destaca ante empresarios aumento de inversiones entre ambos países

(Ampliación)

México, 30 Jun (Notimex).- El progreso de México y España es un claro síntoma y un aval del excelente estado de las relaciones entre ambas naciones, sostuvo el rey Felipe VI.

Al ofrecer un mensaje durante el Encuentro Empresarial México-España al que asistió en compañía del presidente Enrique Peña Nieto, subrayó que en 2014 el flujo comercial bilateral entre ambas naciones fue de aproximadamente nueve mil millones de euros.

Las relaciones comerciales y empresariales entre ambos países se nutren del cúmulo de afinidades e intereses compartidos, además de que crecen con fuerza en beneficio de nuestras sociedades y de su bienestar, comentó.

En ese sentido este encuentro de empresarios ayuda a impulsar, fortalecer y aumentar aún más nuestra prosperidad compartida, con una visión que verdaderamente se puede calificar como estratégica.

Felipe VI coincidió con el mandatario mexicano en que a pesar de la crisis económica que se vivió en ambos países, “los intercambios y la colaboración al máximo nivel siguen siendo una constante y cada vez se ven más fortalecidos”.

Asimismo recordó que desde mediados de los años 90, España y México iniciaron un proceso de profundización en sus relaciones comerciales y económicas, que dos décadas después ha conducido a la consolidación de la nación mexicana como un socio comercial de primer orden.

Se trata de nuestro mercado más importante en Iberoamérica y de un destino prioritario para las inversiones, que nos ha llevado a situarnos como segundo inversor más importante a nivel mundial, destacó el rey que con su esposa la reina Letizia realizan una visita de Estado a México.

El soberano agregó que México es el primer destino de las exportaciones españolas a Iberoamérica, además de su primer comprador en la Unión Europea y el cuarto a nivel mundial.

En materia de inversiones, abundó ante empresarios hispanos y mexicanos, España se ha consolidado como segundo inversor de México, con un monto acumulado desde el año 1999 de más de 50 mil millones de dólares.

“La contribución de las empresas españolas queda patente cuando consideramos que ya hay más de cinco mil 300 empresas implantadas en México; tendremos que ver en años venideros”, externó.

Las empresas españolas crean riqueza, generan empleos y se integran en México y en su sociedad; poseen un gran nivel de excelencia y liderazgo, además de que están presentes tanto en sectores de vanguardia de la economía mexicana, como también en los tradicionales.

Asimismo destacó el creciente interés de las empresas mexicanas por invertir en España, “un hecho muy positivo que confirma el alto grado de integración de nuestras economías que se ha alcanzado”.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del Reino de España, José Manuel García-Margallo, sostuvo en su oportunidad que las dos naciones atraviesan una buena situación económica, porque “cuentan con dos gobiernos que han tenido el coraje de hacer las reformas necesarias y tendrán la determinación de hacer las que sean necesarias”.

Menos países han demostrado que “hay que hacer las reformas que las economías necesitan para aprovechar los buenos vientos. Las barcas que lo aprovechan, salen de la playa; los que no, se quedan varadas”, dijo el funcionario español.

Dio a conocer que la víspera dialogó con el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, sobre las consecuencias del Tratado Transpacífico y del Transatlántico, así como de aprovechar “la ola de liberalización” para concretar acuerdos con los países de integrantes del Mercado Común del Sur (Mercosur).

Al respecto mencionó que España se comprometió a ayudar a México en actualizar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, y con su homólogo mexicano analizaron lo que ambos países pueden hacer juntos respecto del acceso al petróleo de los países del Caribe.

En este tema afirmó que España está en condiciones de ser la plataforma de entrada de la energía mexicana a la Unión Europea, pues su país tiene siete estaciones de regasificación más que toda la Unión Europea junta, destacó.

El canciller aseveró que “México entiende que debe llevar el gas del Golfo a Europa en vez de llevarlo hacia el sur, que vendría del norte de América. Y ahí tenemos que entendernos”.