Propone CEAT saneamiento de aguas residuales

José Gregorio Aguilar/Reporte Directo

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- En virtud de que en Tamaulipas el 50 por ciento de las aguas residuales no son tratadas lo cual ha favorecido la contaminación de ríos y arroyos en la entidad, el titular de la Comisión Estatal del Agua de Tamaulipas (CEAT) Luis Pinto Covarrubias, se pronunció por impulsar el saneamiento de las mismas, sobre todo en la frontera, en donde Nuevo Laredo es uno de los principales municipios de México que atiende este problema.

Esa ciudad fronteriza tiene el mayor porcentaje en saneamiento de aguas residuales según Agustín Boone González, representante de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA),
Pinto Covarrubias, subrayó que en un reciente recorrido por el cárcamo “Las Alazanas”, que pertenece a la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado -COMAPA-, se constató el trabajo que lleva a cabo el organismo bajo la dirección de Rodolfo González Morales, Gerente general de la paramunicipal y Juan Carlos Pérez Faz, Coordinador de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales.

“Nosotros vemos que la CILA ve con gran agrado el inicio de operaciones del cárcamo Alazanas, con esto se eliminarán las descargas de agua negras que provienen del Arroyo la Joya, habrá una disminución importante de 130 litros por segundo, los cuales al ser saneados regresarán a los arroyos de la ciudad y de ahí al Bravo”.

Dijo que con el inicio de operaciones del cárcamo “Las Alazanas” se estará procesando el 93 por ciento de las aguas residuales que se generan en Nuevo Laredo.

Refirió que este cárcamo bombeará las aguas negras que se producen al poniente de la ciudad hacia la planta tratadora instalada en Reservas Territoriales.

“Reconocemos que la ciudad de Nuevo Laredo cuenta con una buena infraestructura y sistema de saneamiento para tratar el agua residual y de esta manera se logra tener un río sano por lo tanto una Frontera limpia y fuera de problemas en la salud pública”, destacó el funcionario estatal.

De acuerdo con el director de la CEAT en Tamaulipas, más de 20 las plantas tratadoras de agua son las que funcionan en la entidad, ello a pesar que se cuentan con 70 instaladas.

La Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) se pronunció a favor de monitorear la calidad del agua del río Bravo, a fin de determinar las fuentes de contaminación y reforzar programas que eviten descargas de líquidos residuales.

Cabe destacar que de acuerdo al tratado internacional de 1944, se establece que ambos países, México y Estados Unidos, se comprometen a realizar acciones encaminadas a desarrollar y mejorar la infraestructura hidráulica y el tratamiento de las aguas residuales en el río Bravo.

Video del Día