Que Egidio saque las manos del PRI 

Para ningún priista es un secreto que el ex gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, hizo del PRI tamaulipeco lo que es hoy, debido a sus malas decisiones y nula capacidad política. El PRI de Tamaulipas tuvo que sufrir a Egidio en los últimos ocho años y por si fuera poco, el vecino de San Pedro quiere seguir mangoneando al tricolor.

Y hay que recordar que él, Egidio, llegó al Gobierno de Tamaulipas sin merecimiento alguno. Egidio no era nadie en la política y sus seis años de gobierno fueron tiempo perdido para Tamaulipas y los tamaulipecos. Egidio llegó al Gobierno del Estado a cobrar una afrenta que finalmente se le hizo a toda su familia, con la muerte del Dr. Rodolfo Torre Cantú, afrenta que directamente lastimó a su esposa Beba y a sus tres hijos, pero en la cual el verdadero ganón es el dueño de la mansión Sanpetrina.

Y hoy, cuando el PRI ya no es nada, cuando perdieron todo, cuando el tricolor se fue al sótano del medallero, se escuchan para dirigir los destinos del tricolor en Tamaulipas, los nombres de Alejandro Etiene Llano, ex alcalde de Ciudad Victoria, Diputado Local y delfín de Egidio para ser el candidato tricolor en 2016 al gobierno del estado. Se escucha también el nombre de la diputada federal y ex candidata al Senado, Yahleel Abdalá Carmona y el de Edgar Melhem Salinas, a quien se le ha mencionado para todo, desde el 2015 en que ya se le señalaba como candidato a la gubernatura y en 2017 como candidato al Senado o, de perdis, candidato a alcalde por su natal Río Bravo. Y de todos los cargos ninguno. Hoy el futuro de Melhem es incierto aún y cuando le quedan sólo unas cuantas semanas como diputado federal. Ahora que ya no tenga trabajo como legislador seguramente será más fácil que Edgar cumpla lo que ha prometido por todos lados. O por lo menos eso se espera. Aunque en contra de Melhem Salinas para que sea dirigente tricolor en el estado tiene que los resultados que le entregó a su partido como Coordinador de la campaña presidencial de Meade fueron desastrosos.

Volviendo al tema, le comento que de los tres que suenan para dirigir el PRI, Etiene Llano es la mano misma de Egidio Torre Cantú, responsable de la debacle tricolor con Rafael González Benavides y con Sergio Guajardo Maldonado. Por ello, Etienne tiene que ser desechado en automático de la selección de presidente priìsta.

Si Edgar Melhem sigue el mismo camino que en las nominaciones desde 2015 también me parece debería estar fuera de la dirigencia partidista. Y en el caso de Yahleel no sería una mala decisión: es mujer, es relativamente nobel en ocupar cargos de dirección partidista, buena tribuna, relativamente buenos resultados como diputada federal por Nuevo Laredo y podría atraer jóvenes, gente nueva, a la estructura del PRI. No aseguro que sea la mejor decisión, pero podría ser una buena opción.

¿Por qué se debe ir Sergio Guajardo Maldonado del PRI? Por los pésimos resultados logrados para el tricolor tamaulipeco: su candidato presidencial, José Antonio Meade Kuribreña perdió la elección en Tamaulipas en un vergonzoso tercer lugar con7,472,431, mientras que el panista Ricardo Anaya Cortés quedó en segundo lugar con 10,249,705 y Andrés Manuel López Obrador ganó en Tamaulipas con 24´127,451votos.

Los candidatos del PRI al Senado, Yalheel Abdalá Carmona y Alejandro Guevara Cobos mordieron el polvo y de que manera. Mientras los priístas lograron sólo 294,243 votos que los ubico en tercer lugar, la fórmula panista obtuvo 605,418 y la morenista ganó con 610,306 votos.

Adicional, y, por si fuera poco, el PRI de Guajardo Maldonado perdió la totalidad de las diputaciones federales, todas en posesión del PRI, y en lo que toca a los ayuntamientos se quedaron sin los municipios de Tampico, Ciudad Victoria y Matamoros. Casi nada. Resultados prácticamente increíbles para un partido que gobernó en Tamaulipas, hasta 2016, 86 años. Hoy han sido sacados prácticamente a patadas de los gobiernos municipal, federal, estatal y del poder legislativo.

Y mientras el PRI se deshace, el PAN gana más posiciones al pasar a gobernar al 75% de los tamaulipecos. Es claro, pues, que el PRI va en desaparición en Tamaulipas. Y si toman una mala decisión en cuanto a quien deben poner al frente del partido, ello les complicaría volver a emerger socialmente en Tamaulipas.

Con ello queda claro que Egidio Torre Cantú debe sacar las manos del PRI, porque lo que quiere obtener el apestado vecino sanpetrino del partido es solamente dinero, del cual él ya tiene mucho. Sergio Guajardo Maldonado también debe estar preparando su salida de la presidencia del partido. El PRI requiere caras nuevas, ideas frescas y trabajo inteligente y comprometido, si es que quiere salir del hoyo en los próximos años.

Si lo que quieren quienes hoy detentan el poder del PRI es desaparecerlo, van bien, van por muy buen camino. Síganle por ahí.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónicohipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.