Rosa Venus, mucho más que el ‘jabón chiquito’

La Fábrica de Jabón La Corona produce alrededor de 72.6 millones de pastillas de ‘jabón chiquito’ al año, que también se consume en Estados Unidos, Centro y Sudamérica.

Redacción/Expansión

Ciudad de México.- Rosa Venus, la marca de jabón que se encuentra frecuentemente en moteles, se convirtió este miércoles, Día de San Valentín, en tendencia en Twitter. El ‘jabón chiquito’, como se le conoce a la presentación de 25 gramos de Rosa Venus de la Fábrica de Jabón La Corona, se ha convertido en un producto emblemático en México, y vende anualmente 72.6 millones de piezas.

Pero esta es solo una de las 24 marcas de jabones de tocador que tiene en su catálogo esta empresa 100% mexicana. “Aunque hay memes que digan que estamos trabajando al 100% en estas fechas, no hay una correspondencia del día de San Valentín con un repunte en ventas. Pero de 12 líneas que tenemos de producción de jabón de tocador, una de ellas está permanentemente elaborando el jabón pequeñito Rosa Venus”, dijo Daniel Jiménez Franco, gerente de la división de Jabonería de la Fábrica de Jabón La Corona. De las más de 4,500 personas que trabajan en esa planta, 700 empleados están a su cargo de la parte de jabones, agrega.

Al ser una empresa familiar, privada y que no cotiza en Bolsa, Jiménez Franco no ofreció cifras del negocio, y solo destacó que, del 100% de la producción de jabones de La Corona, el 20% corresponde a jabones de tocador. En esa división, el 80% corresponde a la marca Rosa Venus, que tiene cinco presentaciones por tamaño, de 25, 50, 100, 150 y 200 gramos, con tres fragancias, rosa, blanco y verbena.

“La Corona tiene dos divisiones en la producción de jabones: una es jabón de lavandería (con marcas muy reconocidas como Zote, Roma y Tepeyac), y la división de jabones de tocador, donde la marca principal es Rosa Venus”, comentó el gerente. “El 85% de la producción del jabón Rosa Venus es para uso doméstico y sólo el 15% está destinado a uso institucional, me refiero no solo a los hoteles sino escuelas, restaurantes, centros deportivos e instituciones que brindan este servicio de jabón pequeño para un solo uso”, agregó.

El 10% de la producción de jabones de La Corona se exporta a Estados Unidos, Centro y Sudamérica.

ÉXITO SIN PUBLICIDAD

El gerente señaló que, pese a la fama que ha logrado la marca en las imágenes que circulan por internet, este producto se encuentra en el mercado mexicano desde 1950.

“Durante su lanzamiento, la estrategia fue hacer un jabón de muy buena calidad que pudiera competir en el mercado mexicano, ya que no hacíamos publicidad como la competencia, que incluía imágenes de artistas de la talla de María Félix, Silvia Pinal, Silvia Derbez, y en el extranjero de Natalie Wood. La única forma de competir de acuerdo a la estrategia de La Corona era con calidad y buen precio”, dijo Jiménez. En Superama, una pieza de 25 gramos tiene un precio de 1.25 pesos.

El gerente atribuye su popularidad a la historia hogareña de la pastilla rosa. “El antecedente de Rosa Venus es el jabón doméstico, y después la gente lo empezó a reconocer en los hoteles como algo que ya había estado en sus hogares. Y luego, por ese sentido del humor que tenemos los mexicanos, el 14 de febrero nos hablan proveedores y clientes para felicitarnos, sabiendo que forma parte de un sentido del humor respetuoso. Me mandan ‘memes’, tengo una colección increíble”, afirmó el directivo.

Hoy, con el nombre de Rosa Venus incluso existe una canción del grupo Fobia, que también da nombre al quinto álbum de estudio de esa banda. “Me viene a la mente que con Rosa Venus se han hecho obras de teatro, artículos y hasta una calle que se llama Rosa Venus, muy cerca de los Pinos. Ya algo icónico, no solo por la imagen de jabón chiquito hotelero, sino como una marca emblemática mexicana, producto de una empresa que nos hace sentir orgullosos”, finalizó Jiménez.

Video del Día