SI BENITO JUÁREZ VIVIERA…

Este lunes, en Boulevard Río San Juan, Fraccionamiento Las Fuentes de Reynosa, se cayó un camión-revolvedora de concreto en un socavón de al menos 12 metros de longitud, sin que se hayan registrado pérdidas humanas que lamentar. La pavimentación siniestrada fue construida durante la administración de Everardo Villarreal Salinas, en donde, previó a la pavimentación, debieron haber construido un colector, dado que ya en esos años, el problema ya estaba a flor de piel, ya estaba detectado y no se hizo la menor acción al respecto.

El Gerente General de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de la Ciudad, Nestor González Luna confirmó que en todo Reynosa hay más de 90 caídos, lo que hace urgente el inicio de las obras para evitar afectaciones en personas y sus bienes, derivadas de estos graves problemas con la infraestructura de agua potable y alcantarillado. Estos problemas podrían generar graves, muy graves problemas a la ciudad y poner en riesgo a la población. Hace falta que la Alcaldesa, Maki Ortiz Dominguez, por cierto hoy de vacaciones, ponga manos a la obra y destine varios de los millones que dice tener guardados para obras en la Ciudad, al problema de los caídos, porque hasta hoy ni camiones de basura, ni obras, ni caídos.

De no hacerlo, y pronto, simplemente quedaría confirmado lo que se ve a todas luces: que a Maki no le importa en lo más mínimo ni la ciudad ni los reynosenses.

PD. 1. Este martes 18 de julio, se cumple un año más de la desaparición física del ex presidente mexicano, Benito Pablo Juárez García, el hombre de Oaxaca, quien de pastor llegó a ser presidente de México. Benito Juárez García nació en San Pablo Guelatao, Oaxaca, el 21 de marzo de 1806. Sus padres fueron los campesinos indígenas Marcelino Juárez y Brígida García. Ellos fallecieron cuando Benito tenía 3 años de edad, por lo que fue criado por sus abuelos y trabajó como pastor hasta los 12 años.
Después, Juárez partió a la Ciudad de Oaxaca, para trabajar y estudiar. Con mucho esfuerzo se tituló de abogado en 1834, y empezó a trabajar defendiendo a los indígenas, al tiempo que enseñó en dicho Instituto y logró ocupar puestos importantes en el estado.

Juárez fue el primer y único Presidente de México de origen indígena, y el cargo lo ocupó en varias ocasiones, del 18 de diciembre de 1857 al 18 de julio de 1872. A Juárez se le conoce, hasta la fecha, como el “Benemérito de las Américas”.

En 1847, fue elegido diputado federal y se trasladó a la Ciudad de México donde afianzó sus relaciones con los liberales. En 1853, fue expulsado a Cuba por el dictador Antonio López de Santa Anna, y regresó en 1855 gracias a la voluntad del presidente Juan N. Álvarez, quien lo nombró Ministro de Justicia e Instrucción. Desde este cargo, Juárez recortó los privilegios del clero y del ejército. En 1858, se convirtió en Presidente de México y al año siguiente promulgó la famosa “Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos”.

Logró derrotar la dura oposición de los conservadores en 1860 con la ayuda de Estados Unidos. Pero en 1862 los franceses invadieron México e impusieron como emperador a Maximiliano de Habsburgo, lo que motivó que Benito Juárez liderara la resistencia. Finalmente, sus tropas derrotaron al usurpador y lo fusilaron en 1867.

El mismo año, 1867, fue reelegido como Presidente de la República y en esta nueva etapa, Benito Juárez expandió la educación gratuita y laica por todo el país y también se esforzó por implementar ferrocarriles y telégrafos. En 1871, postuló nuevamente a la presidencia y resultó ganador. Entonces se sublevaron Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz acusándolo de fraude electoral, pero fueron derrotados en 1872.

Benito Juárez sufría problemas cardiacos y respiratorios y la noche del 18 de julio de 1872, una angina de pecho le quitó la vida. Benito Juárez ha sido hasta hoy el único mandatario mexicano que muere durante su mandato de causas naturales.

Dos datos relevantes sobre Juárez, históricamente hablando, es que durante su gestión como Presidente, fundó la Secretaría de Educación Pública, con el nombre, entonces, de Despacho de Instrucción Pública y de Fomento. Asimismo, Benito Amilcare Andrea Mussolini, el primer ministro italiano, fue bautizado con ese nombre en honor al mexicano

Sin duda Juárez tiene una importancia histórica tremenda: logró separar a la Iglesia del Estado, lo que permitió construir el Estado laico que actualmente gozamos. Además, estableció el Registro Civil, que permitió arrebatar a la Iglesia el monopolio del registro de nacimientos, bodas y muertes; estableció el matrimonio civil, como un contrato social, para dar protección a los hijos de las parejas que eventualmente se divorciaran.

Adicional, Juárez puso las bases de la economía nacional al desamortizar los bienes de manos muertas, es decir, las grandes propiedades que eran propiedad de la Iglesia y estaban improductivas, o sea, estaban en “manos muertas” porque la Iglesias las tenía sin trabajar pero las acumulaba para ganar más poder.

Juárez, también enfrentó a los conservadores que no querían esos cambios y que al lema de “Religíón y Fueros”, pretendían que el País siguiera con las mismas estructuras sociales que se habían heredado de los tiempos de la Colonia, y para terminar, enfrentó a los monarquistas quienes habrían traído a un príncipe extranjero, Maximiliano, a establecer un Imperio en México. Cuando el Segundo Imperio es derrotado, se establece por fin la República como forma de gobierno definitiva del País. Gracias a Benito Pablo Juárez García, nuestro País es una República y no una Monarquía.

Asimismo, la Ley Juárez le quitó el fuero a los militares y a los sacerdotes, suprimiendo sus “tribunales especiales” y obligándolos a comparecer ante la justicia como cualquier otra persona. Es decir, les quitó la impunidad.

Siendo Presidente Interino, en 1858, impidió que el gobierno mexicano fuera derrocado por los conservadores, quienes pretendían imponer a Miguel Miramón como presidente sustituto. Curiosamente, para obtener el reconocimiento del gobierno espurio de Miramón, los conservadores firman el tratado Mon-Almonte, con el cual esencialmente los conservadores le prometen pagarle a España un montón de “deudas” fraudulentas (o sea que le firmaron un FOBAPROA a España) a cambio de que reconocieran a Miramón. El tratado se firma, pero no se ratifica, el 26 de septiembre de 1859. Es como resultado de ese tratado que tres meses después, el 14 de diciembre de 1859, Benito Juárez firma el tratado McLane-Ocampo, que básicamente es un tratado de libre comercio con Estados Unidos (que tampoco se ratificó) y que tenía el propósito de enviarles el mensaje a los conservadores de que si Europa intervenía en México para derrocarlo, Estados Unidos intervendría para respaldar a Juárez.

Durante su segundo año de gobierno, en 1859, Juárez inicia la promulgación de las leyes de Reforma, que separan a la iglesia del Estado y nacionaliza los bienes de la iglesia.

Juárez aguantó la invasión francesa, la cual fue apoyada por el Vaticano, y evitó que el gobierno mexicano fuera derrocado con un gobierno itinerante. Ni los franceses ni los conservadores logran atraparlo.

Entre las obras de infraestructura que se realizan con Juárez en México destacan 478 kilómetros de ferrocarril con puentes, túneles y desvío de aguas, además de instalar 5 mil kilómetros de telégrafo en tres años. Asimismo, Benito Juárez logró que el hombre más rico de México en ese entonces, Antonio Escandón, invirtiera en el desarrollo del país y que convenciera a otros industriales de hacerlo. Para apoyar la construcción de un ferrocarril, por ejemplo, Escandón vendió una hacienda y unos terrenos aledaños, a los que hoy se conocen como la Colonia Escandón en la Ciudad de México.

En 1868 y 1869 aguantó levantamientos de generales que querían la silla alegando la no reelección, Porfirio Díaz entre ellos. Y en 1868 Juárez creó una policía especial para combatir la delincuencia. O sea que la AFI, la PFP, y la Gendarmería Nacional no tienen nada de nuevo.

En 1871, tras ganar su primer reelección, Benito Juárez aguanta otro levantamiento de Porfirio Díaz, quien se quejaba de la reelección.

Juárez, construyó la famosa frase de “Entre los indivíduos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.”

Finalmente, como resumen, le comento que Juárez en su primera llegada a la Presidencia de México, lo hizo como mandatario interino y vivió casi todos esos años entre presiones internacionales e intentos de derrocamientos. Juárez fue un gran mexicano que dejó ejemplo de amor a la patria y compromiso por servir a la nación. Y hoy, cuando analizamos a los políticos “modernos”, nos damos cuenta que en muchos de ellos no existen esos valores que Juárez ofrendó a México. Si Juárez viviera, ¿se volvería a morir?

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @carlos_cortesg.

Video del Día