Steffie Beltt explora las entrañas del blues con “Luna de Octubre”

México, 15 Jun (Notimex).- Con una mezcla de ritmos que fusionan el blues, con el jazz, el soul, el rock, el pop y la hasta trova, la cantautora México-cubana Steffie Beltt hace su debut discográfico con “Luna de Octubre”, material que busca transmitir diferentes facetas del sentimiento humano.

Acompañada por una experimentada dotación musical, en la que figuran el armoniquista y compositor mexicano Victor Gally, el jaista y guitarrista Diego Caudillo, el arreglista, compositor e instrumentista Antonio Caraveo y el percusionista Demex, Beltt se lanza en esta aventura musical con 10 temas.

“Luna de Octubre”, que da título al disco, y que combina sonidos del blues con el reggae, para hablar de un amor al cual se le tiene que esperar. El mar y la playa bajo una luna impredecible.

Otros títulos del material que ya salió a la venta son: “I’ve Got You” (blues tradicional); “Keep Quiet” (pop-rock). “Expensive” (blues tradicional), “Café de Víboras” (funky), “I Belong to you” (gospel-soul), “Best Friends” (Jazz-ballad), “The Game” (blues tradicional), “Incomprensible” (afrocuban-jazz-trova) y “Déjalo ir” (jazz-pop).

Con estos temas, Beltt busca consolidarse como la nueva voz del blues en México, gracias a su fuerte presencia escénica, su potente voz, y con música y letras que representan intensamente las diferentes facetas del sentimiento humano.

Beltt se inició en la música al lado de su padre Luciano Beltrán, quien fue cantante de ópera activo durante la década de 1960. A los 15 años ingresó al medio musical de la mano de varios grupos versátiles, cantando en restaurantes y bares, así como eventos y activaciones, en los que desarrolló una gran proyección en el escenario y una excelente interacción con el público.

Asimismo se integró al coro “Dan-Yell” de la UNAM, donde compartió escenario con el reconocido director y compositor Guillermo de Mendía. Con él estudió música y composición durante un año, convirtiéndose en voz principal de la agrupación y presentándose como solista en recintos como la Sala Nezahualcóyotl y el Centro Cultural Ollin Yoliztli.

Pero su interacción con el blues y jazz comenzó en abril de 2012, cuando se unió al grupo de blues-fusión “Day Off”, teniendo su primer acercamiento al género en el reconocido Estudio A del IMER, en el Día Internacional de la Música.

Tras descubrir el género decide formar un proyecto propio de música original en conjunto con Víctor Gally, (ex armoniquista de “Day Off”) el cual hacen realidad en agosto de 2013, presentándose desde entonces en los más importantes recintos de blues en la Ciudad de México.