Sustentabilidad y originalidad, los objetivos de esta firma de moda costarricense

Redacción/Forbes

Ciudad de México.- Toribo presenta una nueva era en la industria de la moda en Costa Rica, la cual no sólo se centra en la creación de piezas auténticas, sino también con consciencia social y ecológicas.

Es así como esta firma se convierte en uno de los talentos en la mira de la industria cuya propuesta está cambiando el panorama de un sector económico que solía tener su epicentro en París, Milán o Nueva York.

Inspiraciones que provienen de escenarios bucólicos y la preservación de la tradición peletera son los elementos que definen el trabajo de la firma fundada, en 2014, por Óscar Hernández.

En sus colecciones, Toribio busca la autenticidad, a la vez que se exaltan la sustentabilidad y la producción responsable. Gracias a ello, las prendas y complementos están respaldados por la certificación Esencial Costa Rica, que también valida su compromiso con el trato y comercio justo.

La marca comenzó sus operaciones con un fondo de 100 mil dólares, que se invirtieron en el desarrollo de producto con el fin de garantizar su alta calidad para ser competitivos en el mercado local y también en los que pretenden conquistar a mediano plazo, como Nueva York y Ciudad de México.

Asimismo, Hernández se ha enfocado en el entorno digital para posicionar sus creaciones, por lo que también hará una renovación de su Web para ofrecer una experiencia de compra mejorada para sus clientes alrededor del mundo.Si bien los esfuerzos de comunicación tienen su prioridad en Internet, en la firma reconocen que la presencia en plataformas y foros internacionales de tendencias son una herramienta útil, por lo que han participado en las semanas de la moda de San José, Guatemala y Panamá.

Video del Día