Trabajadores pueden desarrollar alveolitis, dice experta de IMSS

Guadalajara, 22 Jun (Notimex).- Los trabajadores que manipulan productos orgánicos pulverizados corren el riesgo de desarrollar alveolitis, una enfermedad pulmonar asociada al asma, dijo La especialista María Ailin Cobian Meda.

La jefa del Servicio de Fisiología Pulmonar e Inhaloterapia del Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco agregó que ya se tienen identificados cereales, granos, semillas, bagazos, plantas, plumas de aves y comida deshidratada como algunos de los elementos que causan más daño a quienes tienen contacto con ellos.

Manifestó que lo anterior toda vez que estos “polvos orgánicos” pueden contener hongos microscópicos que disminuyen paulatinamente la capacidad pulmonar.

Mencionó que el manejo de estos materiales es riesgoso porque provienen de seres vivos, “no es extraño que reproduzcan moho o conserven ácaros, sobre todo en áreas de almacenamiento con poca ventilación”.

Expresó que la gente debe saber que si no se protege “no nada más desarrolla alergia, sino que hipersensibiliza sus pulmones, y desencadena neumonitis o alveolitis, es decir fibrosis pulmonar, algo mucho más grave”.

Comentó que todos los ambientes polvosos son un riesgo para quien tiene problemas de vías respiratorias, por eso es importante conocer detalles sobre la salud personal y tomar medidas preventivas para evitar una reacción alérgica leve, moderada o severa.

“También deben cuidarse soldadores, artesanos, laboratoristas, oficinistas y cultoras de belleza, porque su contacto con materiales como el barro, el papel o ciertos reactivos, así como con aerosoles, puede vulnerar su salud en caso de la persona sea un paciente conocido de asma”.

Afirmó que la aparición de estos cuadros alérgicos tiene un fuerte factor genético, por lo que si ya se tiene algún antecedente familiar de alergia, aunque la persona no haya manifestado un cuadro grave, lo mejor es evitar la suma de condiciones que faciliten el desarrollo de la enfermedad, como el sedentarismo o la exposición prolongada al polvo.

Dijo que las alergias se desarrollan a lo largo de la vida, “lo primero es conocer nuestra situación individual y genealógica, después hay que acudir a control médico, los alergólogos nos ayudan a hiposensibilizar al paciente, es decir, a bajar los índices de reacción alérgica”.

“Es fundamental conocer la reacción de cada organismo ante determinados elementos porque puede variar desde un edema o el rash cutáneo hasta la anafilaxis”, apuntó.