‘Trabajo es trabajo’, dice mexicano que construye muro de Trump

Ciudad de México (Excélsior).- Todos los días, Luis sale de su casa a las 2:30 de la madrugada y toma camino desde Ciudad Juárez, Chihuahua hacia el cruce de la frontera de México con Estados Unidos para llegar hasta El Paso, Texas, lugar donde trabaja en la construcción las placas de cemento que darán forma al muro que el presidente Donald Trump mandó a reforzar para evitar el tránsito migratorio.

Luis asegura, que no es el único mexicano que trabaja en la construcción del muro fronterizo, dice que para la mayor parte de los que están involucrados en la obra, la única motivación detrás es el dinero.

Mientras que otros miles de mexicanos se han pronunciado en contra de la medida impulsada por Trump, Luis afirma que antes se encuentra la necesidad de darle sustento a su familia.

A mí no me molesta, realmente. El trabajo es trabajo”, dijo en entrevista con la BBC.

Como mexicano tengo que ganarme la vida también, como todos. Esto es lo más que puedo hacer: trabajar; tengo que trabajar para mantener a mi familia, sea en una valla o en un apartamento”, añadió.

Explica que, la jornada laboral de un día en los Estados Unidos equivale a lo que apenas consigue con una semana entera de trabajo en Ciudad Juárez.

NO CREE EN EL MURO…

De oficio albañil, el mexicano asegura que el muro de Trump no podrá detener a cientos de personas que diariamente intentan llegar al territorio estadunidense para conquistar el llamado ‘sueño americano’.

Aún no se conoce bien la ruta que trazará la barrera, sin embargo, él considera que poco servirá, ya que, en su experiencia:

Aunque esté el muro, de una u otra forma vamos a cruzar.”

Pero ¿qué le dicen otros migrantes al verlo trabajar en el muro?

Comparte que muchos entienden que se trata de una forma de ganarse la vida y que su empleo nada tiene que ver con simpatía o respaldo hacia el presidente estadunidense.

Dice que, incluso los migrantes le piden que de menos deje un pequeño espacio para que se puedan colar.

Me dicen: ‘Eh, déjanos un hoyito, un pedacito abierto’. Yo les digo: ‘Ya les voy a cerrar, (…)’, y ellos me dicen: ‘no, déjanos un pedacito”, comparte Luis.

 

Video del Día