Un búlgaro ganó más de un millón de dólares con una lista de Spotify: así lo consiguió

Redacción/Andro4all

Ciudad de México.- Spotify, como seguramente sabrás, paga a los autores en función del número de reproducciones que acumulan sus canciones. Esto podría llevar a una mente perversa a pensar lo siguiente: “si yo mismo hago mis canciones, las subo a Spotify y las reproduzco en bucle, ¿estaría ganando dinero de gratis?” Pues más o menos es lo que pensó el búlgaro protagonista de este artículo. Dicho personaje ha sido capaz de acumular más de un millón de dólares gracias a dos playlist, todo ello a través de una estafa realmente peculiar.

Según publica el medio Music Business World, un usuario había grabado y registrado una serie de canciones que, posteriormente, había publicado en Spotify. Dichas canciones, con nombres de artistas completamente desconocidos –y posiblemente inventados– rondaban los 30 segundos de duración, mínimo establecido por Spotify para pagar los royalties. Esas 1.200 canciones se encontraban, sobre todo, en las playlists “Soulfoul Music” y “Music From The Earth”. La primera de ellas, sin ir más lejos, estaba compuesta por 465 de estos temas de medio minuto, y había llegado a ser la 35ª lista más popular del mundo, y la 11ª en Estados Unidos.

Aquí viene la parte más curiosa. Estas playlists tenían alrededor de 1.200 seguidores, una cifra bastante ridícula si tenemos en cuenta la enorme cantidad de reproducciones que acumulaban las canciones. ¿Dónde está el truco? En que el mismo usuario que había publicado las canciones había creado esas 1.200 cuentas, y las usaba para reproducir las canciones en bucle.

Captura de pantalla de Soulful Music

1.200 cuentas vendrían a ser 12.000 dólares mensuales, una cifra que se puede reducir mediante promociones, familias, etc. Según MBW, cada reproducción en Spotify se paga a 0,004 dólares, y si tenemos en cuenta las estimaciones del medio, el creador de esta peculiar estafa habría generado unos 400.000 dólares en solo cuatro meses, y eso solo gracias a la playlist Soulfoul Music. La cifra aumenta hasta más de un millón si se le añaden los beneficios del resto de playlists.

Cuando MBW se hizo eco de la noticia, ambas listas de reproducción desaparecieron de Spotify, aunque sigue habiendo varias canciones búlgaras de 30 segundos pululando por el servicio que todavía se pueden encontrar.

Por su parte, Spotify ha declarado al diario El Mundo que “la manipulación artificial de la actividad de streaming en nuestro servicio es algo que nos tomamos muy en serio” y que tienen “varias medidas de detección, monitorizando el consumo del servicio para detectar, investigar y actuar contra este tipo de actividades. Estamos invirtiendo continuamente en perfeccionar estos procesos y mejorar nuestros métodos de detección y eliminación, reduciendo el impacto de esta actividad inaceptable sobre los legítimos creadores, los propietarios de los derechos y nuestros usuarios”.

Esto, por supuesto, es una actividad ilegal y que puede tener consecuencias graves. En caso de que tengas el tiempo necesario y la poca vida social para crear 1.200 cuentas premium de Spotify, grabar canciones, registrarlas, subirlas y reproducirlas en bucle, te recomendamos que no lo hagas. Solo por si acaso.