Vive festival de jazz de Montreal una húmeda jornada

Por María del Carmen Varela. Enviada

Montreal, 28 Jun (Notimex).- El corazón musical de Montreal está triste, por sus calles apenas se escucha un poco de música por aquí y por allá, pues la pertinaz llovizna que desde temprana hora cae sobre la ciudad ha ahuyentado a la multitud de paseantes que en bermudas y gafas de sol había desfilado viernes y sábado por los distintos espacios que albergan el 36 Festival Internacional de Jazz.

Lo que predomina hoy son los paraguas, las gorras y los impermeables; gente joven a la que no le importa mojarse un poco en busca de fiesta por los alrededores de la esquina del jazz en Saint Catherine y Jean Mancé, donde los restaurantes, bistros, terrazas y puestos ambulantes lucen prácticamente vacíos y un poco desangelados.

No obstante, continúa la mayoría de las actividades, salvo en el espacio reservado para los niños, donde no se observan carriolas ni se escucha bullicio alguno.

En Des Jardins poca gente circula, se ha internado en el gran centro comercial, donde ropa y artículos diversos se exhiben anunciando ofertas de hasta el 70 por ciento para ropa de diseñador, y donde el área de comida rápida luce más repleta de lo acostumbrado.

Comida caliente, amplia variedad de menús, bajos precios y un espacio seco para degustar los alimentos hacen de esta plaza un espacio idóneo para esperar que pase la lluvia o que llegue la hora del siguiente espectáculo.

Por lo pronto, en el Lounge de Heineken se presentó desde Nueva Escocia, el grupo Gypsophilia, que tuvo buena convocatoria pero una muy poca efusiva respuesta del público.

En tanto, en el escenario patrocinado por Rio Tinto Alcan tocaron los chicos del Ensemble Jazzfest Desjeunes, que pese a la lluvia animaron la tarde con su sonido beep boppero, una mezcla fusión de grandes bandas y de swing.

Adolescentes que, apoyados por sus familiares, imprimieron talento y entusiasmo a su música para convocar un poco de gente que al escuchar sus notas salió de los alrededores para acompañarlos en su mojada ejecución.

Se espera que a las 17:00 horas aparezca por las húmedas calles de Montreal el espectáculo Deambulatoire de West Trainz y una hora más tarde la animación musical que recorre las avenidas del jazz montrealeño con Jazz Street boyz.

Por la tarde, la escena jazzística se inundará con los sonidos de Stepien Barry Band, Molly Johnson, Paulo Ramos, Elliot Maginot, Christian Scott Quintet, Al McLean trío y Flamenco vivo, para cerrar, pasada la medianoche con Jim Zeller, Speakeasy Electro Swing y Urban Science #Lecypher.