Ya es tiempo

Desde luego que el representante del Partido del Trabajo ALEJANDRO CENICEROS MARTÍNEZ tiene razón, cuando aduce que partidos políticos y autoridades del Instituto Nacional Electoral, tienen que hacer uso de uno de los principios de la organización de Alcohólicos Anónimos. Y no es tanto porque sea un gusto el consumo de bebidas amargas,  sino más bien, por el hecho de tener que reconocer, la existencia de un problema, en este caso vinculado a lo que pudiera considerarse como el Talón de Aquiles de cada contienda constitucional. Durante la sesión del Consejo local del INE, quedó evidenciado el problema que enfrentan autoridades electorales, para la integración de las mesas directivas de casilla. Desde un inicio CENICEROS MARTÍNEZ no eludió la situación y siendo corresponsal del desarrollo de una elección al lado del INE, consideró conveniente ir viendo otros escenarios en los que se vaya dejando de lado el uso de ciudadanos para que realicen la labor de funcionarios de casilla. Al planteamiento se sumó CARLOS PANIAGUA ARIAS representante del Partido Verde Ecologista y desde luego que hasta el mismo presidente del INE EDUARDO MANUEL TRUJILLO lo supo reconocer. Y es que, el trabajo que hicieron personas que aceptaron el compromiso como funcionarios de casilla el pasado domingo, evidenció errores en la elaboración del acta de escrutinio y cómputo, desigualdades en la suma total de los votos emitidos, en las cantidades de boletas con las que ingresaron a las urnas, desconocimiento para recibir el listado nominal e incluso, hasta para hacer el llenado de cada uno de los espacios de las actas, entre otras cosas. Y lo hicieron no con el afán de señalar errores o personas que los cometieron, sino más bien, analizando desde un punto de vista más objetivo, la necesidad de hacer algo para evitar lo que dio lugar al recuento de las actas de por lo menos un 80 por ciento de las urnas del pasado domingo, algo que nunca supo entender la Consejera CLAUDIA ANAYA ALVARADO, la que culpo a representantes de partidos políticos, el hecho de que no hayan acudido a ser partícipes de la capacitación que se brindó a los que harían la labor de funcionarios de casilla, mostrando desconocimiento absoluto. Más mesurados fueron CENICEROS MARTÍNEZ y PANIAGUA ARIAS, que prefirieron que se rieran los demás representantes de partidos, consejeros, vocales y hasta de medios de comunicación, a responderle a la consejera. Diremos que el problema no estriba en quienes fueron funcionarios de casilla, a quienes habrá que reconocerles la voluntad y disposición para cumplir con una encomienda en un día que para ellos es inhábil, y que lejos de aprovecharlo para convivir con amigos o familiares o simplemente descansar, lo destinaron para ser funcionarios de casilla, al margen de que hayan hecho bien o mal las cosas. El problema también estriba en la integración del Consejo local del INE, en donde los propios consejeros muestran desconocimiento de su labor, interviniendo cuando deben quedarse callados y no intervenir cuando no conocen del tema u opinar por opinar, para no ser objeto de burla. Por ello habría que recoger la propuesta de CENICEROS MARTÍNEZ y CARLOS PANIAGUA, incluso del Presidente del INE EDUARDO TRUJILLO en el sentido de que algo se tiene que hacer para garantizar en todo momento no solo la asistencia, sino la capacidad para que de una manera eficiente, los ciudadanos cumplan con eficacia su labor como funcionarios de casilla. El problema no es de hoy, sino que se viene arrastrando desde el 2009, en cada elección, sea federal o local. Por lo pronto habrá que esperar a que este arduo trabajo de cómputo, concluya este jueves para la entrega de la constancia de mayoría a los diputados federales electos triunfadores, el sábado para la de senadores de la república por el principio de mayoría relativa y domingo, la de senadores de representación proporcional. Aunque es una dura tarea, alguien la tiene que hacer. Ya vendrán los recursos de inconformidad ante instancias jurisdiccionales, donde no se descarta que la elección de senadores, diputados federales o alcaldes, pudiera resolverse en la mesa. En fin

alfredoguevara0@gmail.com