Reporte Directo

El detalle

19 diciembre, 2019 - Columnas

Aunque no tendrá que prepararse, organizar y desarrollar elección de por medio, el Instituto Electoral de Tamaulipas libró cualquier tipo de ajuste, sobre todo a la baja, en el presupuesto que ejercerá en el 2020. Su proyecto de presupuesto fue tal cual, como lo propuso. Es el resultado de las mesas de negociación que MARIA DE LOS ANGELES QUINTERO RENTERÍA y su equipo de contadores tuvo con la Secretaria de Finanzas del Gobierno del Estado MARÍA DE LOURDES ARTEAGA, en las que se justificó peso a peso. Se trata de un presupuesto superior a los 258 millones de pesos, de los que 106 serán para la nómina del Instituto y en el que se contemplan las prerrogativas que por concepto de financiamiento le corresponden a cada partido político que hasta la última elección, haya obtenido como mínimo el tres por ciento de la votación. Tendrá un periodo de enero hasta agosto de 2020 relativamente relajado, tomándose en cuenta que en septiembre inicia el año electoral para la elección del año siguiente, en el que se elegirá diputados federales, legisladores locales y alcaldes en los 43 municipios de la entidad. Con el presupuesto aprobado al Ietam, el organismo la libra aunque habrá necesidad, posiblemente, de solicitar una ampliación para lo que comprende el último cuatrimestre de 2020. Si bien el presupuesto del Ietam se aprobó tal cual para el próximo año, pareciera que las medidas de austeridad iniciaron con anticipación. Y es que hace días, QUINTERO RENTERÍA sostuvo un convivio con quienes representan los diferentes medios de comunicación. De entrada fueron contados, por aquello de los que se cuelan sin siquiera cubrir las sesiones del Consejo General y sólo se aparecen cuando existe una elección de por medio. MARIA DE LOS ANGELES habló del presupuesto, de la importancia de mantener la plantilla de trabajadores, de recortar hasta en un 50 por ciento lo que se considera como contratos temporales y otra serie de proyectos. Sabe que el tiempo como presidenta interina se acaba antes o después del 20 de enero, porque hay nueve prospectos, entre varones y mujeres, que aspiran a la presidencia. En el convivio con medios estuvo parte del personal, sobre todo el equipo de colaboradores más cercano. En todo el que labora en el Ietam hay un dejo de alegría, de gusto saber que por primera ocasión en poco más de tres años gozarán de un periodo vacacional, dado que han estado cubriendo elección tras elección. Sino es que se han ido, en cuestión de días lo harán. Del convivio, diremos que fue por demás austero. El número de regalos en agradecimiento a la cobertura informativa se pudo contar con los dedos de una mano y media. Ni uno más. Sin embargo, habrá que decir que MARIA DE LOS ANGELES tuvo ese gesto. Quienes acudieron a la invitación pasaron a segundo término el tamaño o costo de lo que se rifó. A más de uno lo que le interesó fue el hecho de haber sido tomado en cuenta. Valoró el detalle. Reconoció y destacó la intención de la presidenta del Ietam. Y es que existe una percepción equivocada contra quienes realmente ejercen el periodismo y por ende, representan a los medios de comunicación, de algunos, no todos los que ocupan un cargo público en la administración federal, estatal o municipal, incluso, en los que tienen un puesto de elección popular, los que si bien o no les reconocen el trabajo, siempre han estado ahí, dando cobertura informativa, con los que no existe ninguna obligación o compromiso de festejarlos, apapacharlos o reconocerles la labor que realizan. Navidades han pasado y, aunque poco o nada les han entregado como estímulo, ahí siguen siendo fieles a la fuente informativa. Y no basta colmarlos de dinero o entregarles algún tipo de regalo, porque al final de cuentas, a lo único que aspiran, es a ser  tomados en cuenta. A que se les valore el trabajo. El obsequio es tema secundario. Entienden que en ocasiones hay, pero en otras no. Y no por ello se ofenden. Por el contrario, con o sin estímulos económicos o en especie, han ido ejerciendo lo que saben hacer con el paso del tiempo, sin esperar nada a cambio pero aspirando como mínimo a ser tomados en cuenta. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com