Reporte Directo

Los distractores de la 4-D

19 enero, 2020 - Campanario, Columnas

Campanario
Martín Sánchez Treviño

Lo mas probable es que el Avión Presidencial retorne a California, una que vez que fugió como un distractor, una cortina de humo para que los mexicanos que cuestionaban el nacimiento del nieto en una hospital del Estado de Texas, mientras que en el territorio mexicano se debate la creación de la nueva dependencia que atenderá y dará cobertura a las demandas de salud en el país.
Por ello, ninguna de las propuestas para el uso o el desuso del Avión del Ex Presidente Peña y Calderón, tuvieron firmeza durante la semana que concluyó. Por ello más que un Avión parece una “papa caliente”, de la cual se busca imputar la responsabilidad de la adquisición de la unidad lo mismo a Felipe Calderón que Enrique Peña Nieto.
Pero más allá de ese reparto de culpas, por primera vez el Avión sirvió para crear una cortina de humo en el marco de la discusión del INSABI, en el contexto del nacimiento del nieto, en un hospital privado de Estados Unidos, donde por una lesión sencilla cobran un dineral mucho más por un parto.
En la discusión apologética del origen del Avión, el Jefe del Ejecutivo Nacional mostro un marcado interés en imputar la responsabilidad a Calderón Hinojosa y no una responsabilidad compartida con el anterior presidente mexicano.
El manejo de esta crisis de percepción por parte de la presidencia de la república obliga a pensar que las acciones en contra de Peña y sus colaboradores incluido su defensor legal, lo mismo que el ex director de Pemex Ignacio Lozoya quien hizo negocios con la petrolera brasileña Odebrecht, pero sería únicamente un parapeto, para mostrar que sin diferencia se combate la corrupción, tanto abajo como arriba. Pero no en contra del último inquilino de “Los Pinos”.
Es un indicador de que la vara de la justicia no alcanzará ni por equivocación a los protagonistas del ultimo régimen panista y priísta. Ya que también es una cura en salud para los penúltimos presidentes mexicanos, pero ni un pelo les será tocado.
Más bien Calderón Hinojosa figura como una personaje que forma parte del juego político de la C-D, lo mismo que Peña Nieto. Pues a un año de la nueva administración federal, solamente se han visto fintas y round de sombra de los actores políticos.
Pero parece evidenciar las flaquesas de la C-D. Ya que ningún mexicano se la cree que cualquier funcionario del gobierno federal pueda vivir con salarios famélicos, que son parte de un discurso matizado de conceptos moraliodes, vacíos y sin sentido ni mayor trascendencia para la mayoría de la población mexicana.
Como si las familias mexicanas saciarían la demanda de comida con un puñado de valores morales y de principios éticos emanados de una moral cristiana en decadencia por no decir que en proceso de extinción.
Sobre todo porque la mayoría de los funcionarios de la C-D están podridos en dinero y son amantes del capital no así una política social, mucho menos de obras de caridad. Tal es el caso de la Director General de la Comisión Federal de Electricidad, por mencionar a uno de miles.