Reporte Directo

Que con mantas electoreras tapen los baches

13 mayo, 2021 - Campanario, Columnas

Campanario
Martín Sánchez Treviño

Las necesidades básicas de la población no han sido cumplidas, la ciudad capital esta destrozada por el agua y por la negligencia de la autoridad municipal. Pues en los últimos 4 cuatro años que el Partido Acción Nacional esta en el poder estatal y municipal, las vialidades de las principales ciudades de la entidad están destrozada y en emergencia porque no hay agua, ya que no siquiera en los días lluviosos la población logra paliar la emergencia.
Por ello algunos vecinos de la zona urbana en la capital de Tamaulipas insisten en que Pilar Gómez Leal, Eduardo Gatas y Alejandro Montoya los principales contendientes por la Presidencia Municipal tapen los baches y las calles zanjadas por el PAN y que representan un riesgo para los habitantes de la ciudad capital.
Quizá Gatas y Montoya puedan tener una justificación ya que no han estado al frente de la Presidencia Municipal. Pero Pilar Gómez Leal no tiene excusa, sobre todo porque su gestión en aras de conseguir una reelección que según los juristas no le pertenece, es responsable del estado que guarda la administración municipal.
Y por ese motivo quienes se quejan de los baches y zanjas que ha dejado abiertas la autoridad municipal, apuntan que Pilar Gómez debería invertir en la reparación de las vialidades, en lugar de dar rienda suelta a la publicidad de su campaña, que es sobre todo un acto de contaminación visual.
La deuda del PAN con la población victorense es escandalosa, hace ruido y causa malestar debido a que no resuelve los problemas básicos de la zona urbana, menos lo hace ni lo hará en las poblaciones rurales.
Otros partidos, esos que les llaman “ingratos” cuyos gobernantes están en la cárcel, lo mas seguro es que si saquearon a Tamaulipas pero los que llegaron a relevarlos los superaron, ya que los ingratos hicieron obras que los panistas están disfrutando.
En la capital del estado, hasta eventos sociales privados han realizado en el Polyforum los que se quejan de aquellos ingratos que “entregaron a la población tamaulipeca a la delincuencia”. Total, que los relevos de los priístas parecen haber salido más bandidos que los de “El Río Frío”. Los superaron con creces.
En la capital cueruda la Alcaldesa Pilar Gómez Leal, cree y piensa que con saliva, con palabrería, con verbo va a convencer a quienes votan pero en realidad carga con un repudio social.
Tan álgida esta la situación, que su equipo de campaña contrato al comunicólogo, publirrelacionista y empresario victorense Guillermo Martínez y, el ex jefe de prensa del gobernador Egidio “Caín” Torre Cantú, también acepto otras ofertas del PAN para sumar a los medios de comunicación de Tamaulipas.
Por ello lo mismo da que Eduardo Gatas o Alejandro Montoya obtengan la simpatía y el voto de los habitantes de Ciudad Victoria, ya que del PAN la población ha recibido solo desdeños. Los burócratas no olvidan que durante la pandemia del Covid-19 el gabinete estatal les vendía los cubrebocas, cuando estos estaban escasos. Es una muestra de lo miserable que son.
También quienes fueron obligados a firmar viáticos para que los titulares del gabinete estatal engrosaran su salario mensual. Pues las compensaciones les parecían y les parecen ridículas. La neta es que los panistas entraron como caballos cuarto de milla y en el quinto año van como burros cansado.
La mayoría de las empresas locales se quejan de lo marrullero que son para pagar desde llantas para sus vehículos blindados. Gerardo Peña Flores, Presidente de Congreso de Tamaulipas, todavía debe las llantas nuevas que el año anterior le montaron a su blindada, lo mismo se dice de Ariel Longoria García, Carlos García, entre otros. La lista es larga y el espacio se acaba.
Por ello el PAN no ha es una buena marca, pero tampoco lo es Morena, pues mientras Eduardo Gatas siga con su perfil de porro difícilmente entrara en el animo de la población y si Pilar Gómez Leal conserva el estado de nerviosismo, no es una señal de confianza.