Reporte Directo

Que decida la Corte

15 octubre, 2020 - Columnas, Tinta Negra

Tinta Negra

Alfredo Guevara

En atención a una solicitud, externaremos nuestro punto de vista en torno a la controversia constitucional promovida por el síndico del Ayuntamiento de Victoria LUIS TORRE ALIYÁN. De antemano haremos una serie de aclaraciones, por aquello de que se trata de un tema estrictamente legal para controvertir violaciones a la Constitución cuando se invaden esferas competenciales entre autoridades, en este caso del municipio y el Congreso local, del cual somos los primeros en reconocer que no es nuestra profesión. Es decir, no dominamos el derecho, aunque por el tiempo que tenemos de ejercer el periodismo, hemos recogido algunas experiencias como para estar en condiciones de externar nuestro muy punto de vista particular, haciendo uso de uno de los principios del derecho que a la letra dice “todos somos iguales ante la ley, pero no ante los encargados de aplicarla”. Dicho lo anterior, podemos decir que LUIS TORRE ALIYÁN está en todo su derecho de acudir ante la máxima autoridad jurisdiccional e interponer una controversia constitucional, como lo hizo, en la que aduce entre otras cosas, que no se siguió el procedimiento ordinario y se alteró, en este caso por parte del Congreso local, la forma de selección de la persona que sustituiría al ex alcalde XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI y que por tanto debiera reponerse. Aclaramos también que no conocemos los términos de la controversia, porque no tuvimos acceso al documento. Valorando ese contexto, somos de la idea, desde nuestro particular punto de vista que sí pudo haberse alterado el procedimiento. De lo que sabemos, es que efectivamente, es el Congreso de Tamaulipas el que debe elegir alcalde sustituto, ante la licencia solicitada por el alcalde en turno. Con nombres y apellidos pretendemos explicar mejor como se observa desde afuera, lo que paso al interior del Ayuntamiento de Victoria. De antemano sabíamos –como en su momento lo adelantamos en este espacio – que el alcalde suplente MIGUEL MANSUR PEDRAZA no aceptaría asumir el cargo de presidente municipal, tras la licencia aprobada por el cabildo local a favor de XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI. Por consecuencia, sería el Congreso local, quien de una alterna elegiría al alcalde interino. En esa terna iban los dos diputados locales por Victoria, es decir PILAR GÓMEZ LEAL y ARTURO SOTO ALEMÁN, además de la Secretaria de Obras Públicas CECILIA DEL ALTO LÓPEZ. De antemano, siempre se supo que sería GÓMEZ LEAL la que se quedaría para terminar el periodo inconcluso que dejó GONZÁLEZ URESTI. Sin embargo, lo que de cierta forma llama la atención y por ende, posiblemente dio origen a la controversia constitucional interpuesta por TORRE ALIYÁN, que insistimos no conocemos los términos, es el hecho del porqué no se propuso en la terna a uno de los dos síndicos, a cualquiera de los regidores y posiblemente, un funcionario municipal. Y es que, hasta donde sabemos, nos ha tocado la experiencia de vivir y pensamos que debió ser así, es que en la terna debió haber ido como mínimo, una de las tres personas con esa figura, es decir, un síndico, un regidor o un funcionario municipal. Si bien el facultado, de acuerdo a la Constitución Política del Estado o la ley, para nombrar a un alcalde sustituto lo es el Congreso local, pudo haber llevado entre la terna a los mismos dos diputados locales por Victoria, pero al menos, lo creemos así, debiera ir uno de los síndicos, de los regidores o bien, de los titulares de área del Ayuntamiento capitalino de perdido para el despiste. Igual pudo haberse elegido a PILAR, pero al menos, la terna iría equilibrada con uno de los que formaron parte de la planilla, que en su momento fue electa por el voto de la población en la Capital del Estado. Bien o mal, la controversia está interpuesta y será la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que la admita o incluso deseche, porque recibirla no implica su análisis. Hasta donde se sabe, LUIS TORRE ALIYÁN lo que pretende es que se ordene la reposición del proceso, que a su juicio no se siguió de acuerdo a la ley o el Código Municipal, haciendo uso posiblemente a una de las frases del Código Justiniano que a la letra dice “la justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho”. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com