Reporte Directo

Se acabó el negocio

14 octubre, 2021 - Columnas

El enlistado, incorporación al padrón y venta de placas de plástico o de cartón, incluido el “engomado” para los vehículos de procedencia norteamericana que circulan en el Estado, simple y sencillamente se acabó.

Quienes están al frente de las organizaciones, como la Onapaffa, la UCD e incluso, otra que usa las siglas de la máxima casa de estudios del país, como lo es la UNAM, tendrán que dedicarse a otra cosa, que a seguir lucrando con los propietarios de vehículos americanos.

El anunció que realizara el presidente de México ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR para siete entidades del país, donde se emitirá un decreto para legalizar la estancia ilegal de esos vehículos, pone fin a un periodo de falsas esperanzas, cúmulo de promesas y larga fila de compromisos de una “gestión” que simple y sencillamente pudieron haberlas hecho, pero nunca tuvieron eco o resultado.

Y no faltará algún dirigente como ANTONIO TIRADO PATIÑO de la UCD o bien, JESUS MANUEL ZÚÑIGA MALDONADO de a Onapaffa que se van a querer colgar de la decisión presidencial, porque otros como BENITO SÁENZ VARELA supo ser más discreto y menos protagonista que los dos primeros.

La regularización de los vehículos de procedencia americana que circulan en el país, tiene tres aristas.

La primera de ellas, es que al final de cuentas se beneficiará un segmento de la población, porque podrán obtener sus placas oficiales y engomado para poder circular por todo el país, aunque todavía resta por saber, quién se encargara de ese proceso, producto del pleito que se trae entre el Gobierno del Estado y la Federación.

La segunda, es que la decisión del presidente LÓPEZ OBRADOR, representa un duro golpe a la industria automotriz nacional, la que sin duda tampoco se quedará de brazos cruzados, porque le representa una disminución en las ventas y servicios de mantenimiento.

Constituye una mala decisión, toda vez que las agencias automotrices vienen de un periodo de pandemia, en el que no les fue nada bien, aunque lograron subsistir.

Y la tercera, lo que hablábamos al principio, el fin al engaño de las organizaciones como la UCD, la Onapaffa, la Unam y otras “filiales” que al calor y la efervescencia del ingreso desmedido de autos “chocolates”, hicieron un verdadero negocio, pidiendo dinero por la entrega de “placas”, recibiendo un porcentaje por cada seguro vendido contra daños a terceros y realizando supuestas “gestiones”.

Los únicos perjudicados con esta decisión, serán los ayuntamientos, si se toma en cuenta que la mayoría de esas unidades, tienen un periodo de vida útil de diez años, que ya para cuando llegan a territorio nacional, lo hacen en plena agonía, que al paso de los meses terminan siendo chatarra. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com