Reporte Directo

Sorprende alarma a los del Panal

25 enero, 2017 - Campanario, Columnas

 

En la secundaria técnica Uno se encendieron todas las alertas derivadas de publicaciones en las redes sociales de esta capital, en el sentido de que habría hechos de violencia durante el turno matutino del referido plantel escolar ubicado en el primer cuadro de Ciudad Victoria, lo que detonó en la operación mochila de parte de las autoridades escolares, con el apoyo de corporaciones policiacas.

El hecho provocó ausentismo de los alumnos a esta y otras escuelas a donde se extendió el pánico de padres de familia y alumnos. Ya que se pronosticaban hechos violentos similares a los ocurridos en la sultana regiomontana.

Hubo reacciones de organismo diversos relacionados con la educación. El debilucho dirigente de la sección 30 Rigoberto Guevara Vázquez consideró que es necesario que las acciones de los entes educativos realicen acciones más allá de la operación mochila. Pero no digo como ni cuando su gremio sindical o al menos la sección que representa presentara un proyecto sustentado para sembrar la seguridad en las escuelas.

Definitivamente el Profe Rigoberto está limitado el pobre y anticuado, comentó una profesora, no solo porque le tiene fobia a las redes sociales, sino porque en sus 25 años en el gremio sindical se dedico a la grilla, menos a actualizarse en contenidos, programas, proyectos y planes educativos, ni siquiera entiende el lenguaje actual de los docentes.

Otra que hizo hacer un pronunciamiento sobre la situación de zozobra que hay en las escuelas tamaulipecas, fue la diputada panista presidenta de la comisión de educación Teresa Aguilar Gutiérrez, en los asuntos generales de la sesión ordinaria de los miércoles subió a la tribuna para hacer un llamado, nótese, no a la secretaría de educación sino a los directivos de la escuelas de educación básica, para que vigilen a los alumnos.

O sea, además de profesores mal pagados porque en la práctica tienen mejores salarios quienes no están frente a grupo, andan en la grilla y venden plazas. En contrapelo de los docentes que víctimas de una reforma punitiva, también deben desempeñar funciones de “vigilantes”. Porque el estado ha sido incapaz de ofrecer condiciones de seguridad, ante una violencia galopante que desde hace tiempo está presente en los planteles escolares.

El interrogante que brota al entendimiento ciudadano, es dónde está funcionando la seguridad escolar, hay un presupuesto asignado para este programa. Que se supone se ejerce, pero que no se refleja ni siquiera en los mínimos protocolos de seguridad que debería aplicarse en los planteles de educación básica.

Nada tiene que ver lo anterior con lo “reparos” que dieron los diputados del Panal Oscar Martín Ramos Salinas y Rogelio Arellano, en la puerta lateral del palacio legislativo, quienes al intentar una huida para evadir a la prensa los sorprendió la alarma de la puerta, cuando creía estar a salvo. Porque enmudecieron antes el apanicamiento en las escuelas tamaulipecas de estudiantes y alumnos.

Circunstancias ante la cual los entes públicos de la educación prefieren evadir. Y lejos de reconocer que están obligados a realizar ajustes para que los planteles eduquen desde la violencia, porque los estudiantes han vivido en la entraña social y familiar un fenómeno, que ha marcado sus historias de vida.

En otro orden este jueves el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca acompañado de Gilberto Estrella secretario de desarrollo urbano y medio ambiente celebrarán el Día Internacional de la educación ambiental, en la denominada Casa de la Tierra.