Reporte Directo

Trump y la guerra que viene

29 enero, 2017 - Campanario, Columnas

El próximo 2018 se cumplen cien años de la primera guerra mundial, cuyo lastre el mundo no ha sido superado ante todo en los países que resultaron directamente afectados pero también quedaron traumas no superados de quienes virtualmente resultaron victoriosos de ese combate. El tema viene a colación porque con la llega de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, parece haberse roto el concierto de las principales potencias económicas, políticas y nucleares del universo. Motivo que ha puesto en alerta a los organismos pacifistas sin importar idioma, raza, color o continente.

Los países europeos y asiáticos bien que conocen los estragos de una guerra mundial y por lo mismo sugieren ni mencionar una remota posibilidad de que se repitan acontecimientos bélicos, pues aunque de las guerras de manera contradictoria, también el mundo avanza, ya que de los eventos bélicos han surgido avances de la ciencia, la tecnología y las ciencias humanistas.

Las principales fuerzas internacionales están desconcertadas no sólo por la llegada de Trump, sino también por el comportamiento errático de los grupos sociales del universo. En los que se ha desarrollado un paralelismo de la pérdida del temor, pues las sociedades han demostrado valores por encima de achicamiento del ser humano.

Y las principales potencias del mundo que compiten con Estados Unidos por el control del universo, han avanzado en la actualización de la carrera armamentista. Es así como países asiáticos como China, realizaron ensayo de su armamentos nucleares apenas el año anterior.

No obstante que los países con capacidad de combate bien que saben cuáles son los efectos de la guerra, porque ya han estado en ella, también aspiran a consolidarse como líderes del resto del mundo.

Por lo mismo es ardua la tarea que les espera desde hoy a los principales organizaciones del universo, ante un eventual levantamiento de alguno de los países, considerados como potencias nucleares. Que están en desacuerdo evidente con las nuevas y controvertidas políticas yanquis.

Lo relevante en este momento es que los países del mundo recuperen el concierto que han perdido desde la elección de Trump en adelante, porque de otra manera, la vulnerabilidad a un levantamiento bélico es inminente, cuyas posibilidades que se esfumaron cuando salen de la presidencia estadunidense Los Bush padre e hijo, hoy se reactivan nuevamente esos riegos.

En otro otros temas importantes, ayer a convocatoria del gobierno estatal que liderea el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, los principales mandos militares y policías federal y estatal participaron activamente en una convivencia con las fuerzas vivas de la ciudad capital de Tamaulipas. La idea fue que los ciudadanos vean como propios a los elementos que participan en la recuperación de la paz en Ciudad Victoria, donde pareciera que la violencia llego para quedarse.

Hubo competencias ecuestres, ciclistas y otras en las que participaron personas con alguna discapacidad. La idea fue fomentar la cercanía de la sociedad civil con  los cuerpos de seguridad.

Es una actividad que se repetirá en otras ciudades y pueblos grandes de Tamaulipas, pues se busca fortalecer los lazos de los encargados del cuido y los propios ciudadanos, en la que ninguna de las dos partes, sociedad y gobierno se sientan ni se vean con extrañeza.

Este fin de semana perdió el empleo la segunda funcionaria de la actual administración, no por causas de excesos de consumo de alcohol, sino por haber violentado el reglamento propio para quienes tienen el resguardo de un vehículo oficial, la sorprendieron cuando cruza un puente internacional de Matamoros cuando se dirigía rumbo al mall de la sonrisa que se ubica en la ciudad de Brownsville Texas.