Reporte Directo

Nuevo estudio revela que el COVID-19 podría provocar sordera

14 octubre, 2020 - El Mundo

El COVID-19 podría causar una pérdida auditiva repentina y permanente, descubrieron expertos, y agregaron que estos problemas necesitan una detección temprana y un tratamiento urgente.

El descubrimiento se suma a los que ya se conocían sobre las afectaciones que provoca el coronavirus en el cuerpo humano, como problemas que van desde la pérdida del gusto y el olfato hasta daños en los órganos.

Ahora, los médicos corroboraron, a través de nuevas pruebas que el COVID-19 también podría afectar la audición.

En un artículo publicado en la revista BMJ Case Reports, los expertos del University College de Londres corroboraron del caso de un hombre de 45 años con asma que ingresó en cuidados intensivos con COVID-19.

El paciente fue ventilado y recibió medicamentos como Remdesivir y esteroides intravenosos.

Una semana después de dejar la unidad de cuidados intensivos, desarrolló un zumbido y luego, la pérdida de audición en el oído izquierdo.

El equipo aseguró que ninguno de los medicamentos que le administraron al hombre le podría haber ocasionado un daño auditivo.

Tampoco se documentó que previamente tuviera problemas con los conductos auditivos ni los tímpanos.

Investigaciones posteriores no mostraron signos de condiciones previamente relacionadas con la pérdida auditiva. Además, el hombre nunca antes había tenido problemas de audición.

Pruebas posteriores revelaron que el hombre tenía pérdida auditiva neurosensorial en el oído izquierdo, una situación en la que el oído interno o el nervio responsable del sonido está inflamado o dañado. Esto fue tratado con esteroides con éxito parcial.

El caso es el primer incidente de este tipo que se informa en el Reino Unido, aunque ha surgido una pequeña cantidad de informes similares de otros países.

La Dra. Stefania Koumpa, coautora del estudio, dijo que aún no se sabe cómo el COVID-19 podría causar pérdida auditiva, pero existen posibles explicaciones.

“Es posible que el virus SARS-Cov-2 ingrese a las células del oído interno y provoque la muerte celular o haga que el cuerpo libere sustancias químicas inflamatorias llamadas citocinas que pueden ser tóxicas para el oído interno”, dijo.

“Es probable que los esteroides ayuden a reducir la inflamación y, por lo tanto, la producción de citocinas“, señaló.

La experta indicó que continuarán trabajando, sobre todo en el área de emergencias para conocer de más casos de este tipo y remitirlos para un tratamiento urgente.

“Incluso la pérdida de audición unilateral tiene grandes consecuencias en la calidad de vida, si no se trata de inmediato”, dijo Koumpa.

Kevin Munro, profesor de audiología de la Universidad de Manchester, que no participó en el trabajo, dijo que se sabe que otros virus, incluidos el sarampión y las paperas, pueden afectar la audición.

El trabajo de su equipo encontró que 16 de 121 pacientes ingresados ​​en un hospital londinense con COVID-19 informaron haber experimentado problemas de audición aproximadamente dos meses después del alta.

El equipo ahora se concentra en investigar la prevalencia y las causas de tales problemas.

Señaló que no está claro si se deben al virus en sí, la respuesta del sistema inmunológico, el estrés o incluso los tratamientos para coronavirus, o si simplemente podrían ser problemas de audición que se hacen evidentes en un hospital ruidoso donde las personas usan cubrebocas.

Con información de The Guardian