Los corruptos deben estar en la cárcel

Hay políticos de esos que han abusado de los presupuestos públicos y que “se sienten tranquilos” porque al día de hoy no ha pasado nada. Bueno, eso es aparentemente, porque el trabajo de la Auditoria Superior del Estado y de la Fiscalía Anticorrupción de Tamaulipas sigue adelante y están auditando, con la claridad de una lupa, las cuentas públicas de todos quienes han tenido bajo su responsabilidad recursos públicos, y a quienes se ha acusado de haber hecho mal uso de ellos y de haberse enriquecido hasta el tuétano.

Ahí pues, la historia contra el alcalde de Reynosa, José Elías Leal, de quien hoy se recuerda que llegó a la presidencia municipal con una mano adelante y otra atrás, que lo único que hizo fue enriquecerse y enriquecer a sus amigos-colaboradores, que se compró senda mansión en el lado americano, así como residencia y un hotel en San Miguel de Allende.

Y sin querer queriendo, así “lo pone en claro” la celebración de un matrimonio en la turística ciudad guanajuatense, de principios del mes de julio, en donde una sobrina del ex alcalde contrajo matrimonio en esa colonial ciudad.

Y entonces, dijeran algunos, piensa mal y acertarás. Resulta que la sobrina de Elías Leal se matrimonió en San Miguel de Allende y en las fotos subidas a las redes sociales se pueden apreciar a muchos familiares del priísta. Él no. No se dejó fotografiar.

Pues este personaje, José Elías Leal, es uno de los que seguramente irán al banquillo de los acusados, porque las cuentas que dejó estaban mochas, no cuadraron, reitero, se enriqueció a él y a sus amigos y no fue capaz, siquiera, se pagar a los proveedores. Y es, José Elías Leal, uno de los fuertes candidatos a ser castigados por la Auditoria Superior de la Federación y por la Fiscalía Anticorrupción de Tamaulipas.

El otro personaje que también está en la mira de las autoridades es el ex alcalde de Nuevo Laredo, Carlos CantúRosas Villarreal, a quien se le acusa de los mismos delitos: el entramado de una serie de empresas fantasma durante su gestión como presidente municipal, y a esta acusación hoy se le suma la investigación por el homicidio del periodista Carlos Domínguez. Así lo ha venido denunciando su hijo, Carlos Domínguez Ramírez, quien ha apuntado directamente al ex presidente municipal de Nuevo Laredo, quien dejó las filas del PAN y se brincó a las filas del Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA.

Domínguez Ramírez ha asegurado que a Cantú Rosas la incomodaban las columnas que su padre escribía sobre presuntos actos de corrupción durante su administración. “Mi papá llevaba año y medio evidenciando y recordándole a la comunidad que lo leía sobre una cloaca de corrupción que destapó en 2016, cuando Cantú Rosas dejó el cargo, sobre desvíos de recursos públicos en contratos”.

Y entonces, aparte del tema administrativo y de mal uso de los recursos públicos, queda claro que el otro tema que pende sobre la cabeza de Cantú Rosas es esta acusación de ser el presunto autor intelectual del homicidio del periodista.

Seguramente no va a pasar mucho tiempo para que estos asuntos empiecen a aclararse. Y es seguro de que si va a haber resultados, si los habrá. Que no le quepa a Usted la menor de las dudas.

De Leticia Salazar Vázquez y de Mario de la Garza, de ellos, hablaremos más adelante.

PD. 1. Para todos aquellos acelerados que ya andan pensando en el 2022, sólo recordarles que la primera escala será en el 2019.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónicohipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.