Reporte Directo

Flor de cempasúchil y Mano de león: la vida que nace de la muerte

27 octubre, 2020 - Reportaje

Paola Roque/ Reporte Directo

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Ya se acerca la temporada de Día de Muertos y ya adornan con su color y aroma la flor de cempasúchil y mano de león.

Famosa por su intenso color amarillo y por su tradicional uso en las ofrendas de Día de Muertos, esta planta es un ícono de México en el mundo.

Nuestros antepasados asimilaban el color amarillo de la flor de cempasúchil con el sol, razón por la que la utilizaban en las ofrendas dedicadas en honor a sus muertos.

La tradición marca hacer senderos con las flores de cempasúchil, desde el camino principal hasta el altar de la casa con la finalidad de guiar a las almas hacia los altares.

En México existen alrededor de 30 variedades de cempasúchil pero las que más se comercializan son la naranja y la amarilla.

Cerca de la capital de Tamaulipas en el ejido la libertad existe un cultivo con más de 30 años de tradición familiar.

Don Francisco nos cuenta que año con año cultivan esta flor la cual tarda 100 días en estar lista para su venta.

“Pues mira la sembramos a fines de julio los almácigos y luego le dejamos que más o menos tenga un plazo de unos 30 días y la trasplantamos aquí en la labor, ya como ahorita ya estas viendo esta ya tiene los 100 días, ya viene la gente y se la lleva, esta exactamente para el día primero y día 2”.

Platica que es un oficio al que se le invierte mucho debido a que se enfrentan a plagas, además de que significa una fuente de empleos.

“Esta es una herencia que tenemos ya, a veces nos queremos rajar pero le seguimos de vuelta no te creas se le invierte mucho porque hay plagas y todo y hay que meter gente porque esta es una fuente de trabajo también… Primero se fumiga y luego se le hecha foliares para que crezca bonita la flor, se escarda, el agua, el riego y todo eso es un proceso que hay que invertirle verdad pero pues también te da”.

Como todos la pandemia también les afectó sin embargo vislumbra que lo poco que cultivo este año se le terminará.

Los precios de Don Francisco son muy accesibles comparados con los de la capital pues incluso lo visitan desde Tampico y Tula.

“La verdad yo no voy a Victoria no llevó nada me piden a veces, nombre no voy, que vengan aquí la gente viene ya sabe, es que por ejemplo si tú compras en el mercado te dan 6 florecitas por $60 pesos y uno no, aquí un manojo bueno, uno bonito, por eso viene gente y gente, ya ahorita vino gente de Tampico de un viaje, Del Carmen , de Tula, es una tradición ya saben que aquÍ vendo, por eso precisamente me animé a sembrar porque luego va a venir gente y va a decir que onda”.

Se dice que cada una de estas flores toma su camino y busca a su difunto, todo en medio de una danza llena de aroma y color. Baila entre las manos de los campesinos, abre sus pétalos y vuela por el aire, viaja, dibuja y termina año tras año, llenando de vida a la muerte.